martes, 2 de diciembre de 2014

Desvelado el cuadro de la Familia Real, de Antonio López


MADRID.- Veinte años después de su inicio, "La familia de Juan Carlos I", del artista Antonio López, ya cuelga en la pared de la que será su casa permanente, el Palacio Real, incorporándose a la historia de cinco siglos del retrato real.

Frente al cuadro "El Príncipe de ensueño", de Salvador Dalí, la esperada y ansiada pintura de Antonio López pone broche final a la magnífica exposición que Patrimonio Nacional dedica a la historia del retrato real a través de 114 obras.
En el propio catálogo de la exposición "El retrato en las Colecciones Reales. De Juan de Flandes a Antonio López", patrocinada por la Fundación Banco de Santander, se reconoce que pocas veces en nuestra historia reciente la creación de una obra de arte ha despertado un interés tan general, suscitando una expectación inusitada .
Esta se explica, en buena medida, por la propia naturaleza de la obra, las circunstancias de su proceso creativo y por la especialísima identidad de sus protagonistas.
El encargo realizado a finales de 1993 por Patrimonio Nacional a Antonio López "venía a suponer un arriesgadísimo desafío artístico e histórico para los pinceles de uno de nuestros más grandes artistas contemporáneos que debía afrontar la plasmación de una imagen de la Familia Real española, destinada a convertirse en el icono artístico del reinado de don Juan Carlos".
Como tal desafío tomó el artista la obra en la que ha trabajado hasta el último momento y que el presidente de Patrimonio Nacional, José Rodríguez-Spiteri, ha definido con las propias palabras de López como un retrato "poderoso y de gran dignidad".
El presidente de la institución reconoció que "hemos sido muy generosos con Antonio López y él ha sido muy participativo. Hace año y medio le habilitamos un estudio y ha convivido con nosotros. Esta exposición ha sido un motivo que le ha animado a poner la firma y fechar la obra en 1994-2014" para que quedara patente "que ha tardado veinte años en elaborar este cuadro extraordinario".
Por el momento, el único de la Familia Real que ha visto la obra acabada es el Rey Felipe "que se quedó muy impresionado al encontrarse con si mismo hace veinte años. Creo que le gustó el cuadro".
Tras su exhibición en la muestra que don Juan Carlos y doña Sofía inaugurarán mañana miércoles, la pintura, de 3 por 3,39 metros, colgará en el Salón de Alabarderos del Palacio Real, bajo la bóveda pintada en el siglo XVIII por Tiépolo. Este Salón es previo al de Columnas donde se suelen celebrar los actos oficiales.
"Así, el millón largo de personas que visita anualmente el Palacio Real podrá contemplar el cuadro, al igual que los asistentes a las recepciones oficiales", comentó Rodríguez-Spitieri.
José Luis Díez, director de las Colecciones Reales de Patrimonio Nacional, consideró que "La familia de Juan Carlos I" es el colofón de la tradición que los retratos de familia siempre han tenido y que están caracterizados por la contención y la sobriedad. "La dificultad está en dar presencia y representatividad y, a la vez, mostrar la proximidad que ha caracterizado a la familia real".
Comisariada por Carmen García-Frías y Javier Jordán, para este ha sido un broche muy deseado por Patrimonio Nacional el haber podido contar con una obra, la de Antonio López, "que representa tan dignamente el reinado de Juan Carlos I".
En su opinión se trata de una obra muy interesante "porque viene a dar continuidad a la serie de retratos de la Casa de Borbón en España. Pasado el tiempo se pondrá al nivel de la familia de Felipe V o de la familia de Carlos IV, de esos retratos de familia que los mejores artistas de cada momento han pintado".
La exposición permite dar a conocer "la importancia de la colección retratística de Patrimonio Nacional, que es muy variada y que abarca más de cinco siglos", comentó Javier Jordán, para quien ha sido muy importante también el proceso de investigación y de restauración de las obras que ha dado destacados hallazgos.
Desde el retrato de Isabel la Católica de Juan de Flandes hasta Antonio López, el recorrido está formado "por piezas claves del género retratístico" ya que, según Carmen García-Frías, en la selección ha primado la excelencia.
Así, las diferentes salas, con nombres como Antonio Moro, Sánchez Coello, Pantoja de la Cruz, Velázquez, José de Ribera, Mengs, Maella, Goya o Sorolla, muestran las diferentes modalidades del retrato real, en las que se observa la evolución del retrato que atiende no solo a los cambios de moda, sino a la forma en que querían ser retratados los monarcas.

Froilán, lo único que Felipe VI no tiene bajo control / Asier Martiarena

  • ¿Quién salía en el plano que robó el protagonismo televisivo de la pareja durante la boda del entonces Príncipe de Asturias a patada limpia con sus primos?
  • ¿Quién protagonizó la otra foto de la coronación de Felipe VI hablando por teléfono desde una ventana del Palacio Real?
  • ¿Y quién vino a enturbiar con un disparo fortuito el día a día de Zarzuela cuando se intentaba solapar el viaje de caza de don Juan Carlos I?
Se puede pensar que fue casualidad, o que la anécdota se ha elevado a categoría, o lo que se quiera. Pero el caso es que Felipe Juan Froilán de todos los santos ha vuelto a hacer presencia en un momento poco oportuno para la Casa Real.
Justo con la sucesión monárquica apañada in extremis por PP y PSOE aún reciente, y con la elección de Pedro Sánchez -que apagó los ánimos de la vertiente republicana del PSOE, liderada por Eduardo Madina- dando sus primeros pasos, el sobrino del Rey resulta que simpatiza con Podemos. Como lo oyen. El hijo de la infanta Elena ha caído rendido a las propuestas del Pablo Iglesias a pesar de que, entre todas ellas, destaca la petición de un referéndum sobre la Jefatura del Estado. No es que Podemos sea una formación que abogue por la República -por lo menos no de manera taxativa como se pudo ver en su doble concentración de Vistalegre donde la tricolor no apareció por ningún lado- pero tampoco es que esté dispuesta a mantener a la monarquía española en los términos actuales.
Así lo relata la periodista de 'La Razón' Carmen Duerto quien señala que el sobrino del Rey Felipe VI ha caído hechizado por los cantos revolucionarios de Podemos. Según el relato de Duerto, Froilán -"Pipe" para los amigos- "es más cercano a Podemos que a Nuevas Generaciones" porque, "como dice Simoneta Gómez Acebo, si uno con 16 años no es revolucionario, no puede serlo con 80".
Pero Froilán no es el único. La tía de la Reina Letizia, Henar, ya evidenció sus preferencias políticas y el propio Pablo Iglesias dejó caer ante Jordi Évole el interés de la actual reina de España por conocerle y mantener un encuentro formal.
El caso es que las variables Podemos, Froilán y Pablo Iglesias dan como resultado una ecuación de éxito arrollador. Por lo menos en las redes sociales.
"La última 'rebeldía' de Froilán: le gusta Podemos" ha sido de lo más comentado del día en las redes sociales y el nombre de Froilán es Trending Topic en Twitter para tristeza del 'pequeño Nicolás' que se ha visto destronado momentáneamente.
La postura de Pablo Iglesias con el árbol, y Froilán en la ventana durante la proclamación del Rey se han fundido en innumerables memes que ya se han hecho hueco en el resumen del año 2014.

Felipe VI alerta de que la recuperación de España requiere una industria pujante

BERLÍN.- El Rey de España elogió hoy la capacidad exportadora y la apuesta por la innovación y el diálogo social del sector automovilístico español, y advirtió de que la recuperación económica "precisa de una industria pujante", como demuestra el modo en que Alemania ha superado la crisis. 

Tras completar anoche, acompañado de la Reina Letizia, una visita oficial a Berlín, Felipe VI acudió hoy al Estado federado de Renania del Norte-Westfalia para cumplir una apretada agenda de carácter netamente económico, que abrió en la ciudad de Bielefeld con la inauguración del Centro de Innovación de Gestamp, una empresa española especializada en componentes de automoción.
En estas instalaciones de Gestamp, multinacional que opera en 20 países y emplea a más de 32.000 trabajadores, el monarca recalcó que la apertura del centro "demuestra la capacidad de la industria española para competir allí donde los niveles de exigencia son más altos" y confirma el "lugar preeminente" de su sector automovilístico. 
En este punto, señaló que la apuesta de la industria automovilística española "por la innovación, la competitividad y el diálogo social" ha dado sus frutos a pesar de la contracción de los mercados, con "resultados extraordinarios en producción y empleo, incluso en circunstancias muy difíciles".
"Nuestra capacidad exportadora, a la que el sector del automóvil ha contribuido en gran medida, ha sido clave para el comienzo de la recuperación económica en España", reflexionó el Rey, antes de añadir: "Una recuperación que precisa de una industria pujante, como podemos comprobar por la experiencia de naciones como Alemania, que han superado la crisis más rápidamente". 
Ante un sector del transporte convertido en protagonista de "casi una revolución" que afecta a la sostenibilidad del propio modelo de crecimiento, don Felipe considera "fundamental" abordar, como Gestamp, los retos de la movilidad de una población mundial cada vez más numerosa mediante "la investigación de nuevos productos eficientes, seguros y respetuosos con el medio ambiente".
El jefe de Estado agradeció asimismo a las autoridades, las empresas y la sociedad alemanas "la hospitalidad con la que acogen al inversor español en este y otros sectores donde las compañías españolas son grupos de referencia internacional, como el financiero y los de telecomunicaciones y construcción. 
Tras felicitar a los directivos y trabajadores de Gestamp por los resultados de su "rigor y entusiasmo", el Rey animó a empresarios y autoridades españolas y alemanas a trabajar juntos para seguir "construyendo una Europa más unida, próspera y libre, donde la industria cumpla, como hasta ahora, con su valiosa contribución a la innovación y el progreso".
Acompañado por la ministra de Asuntos Federales y Europeos de Renania del Norte-Westfalia, Angelica Schwall-Düren, y el alcalde de Bielefeld, Pit Clausen, el Rey fue recibido por el presidente de Gestamp, Francisco J. Riberas, junto a quien recorrió las instalaciones de este centro, dedicadas al diseño y ensayo de prototipos de la división de chasis. Así, pudo comprobar cómo los distintos componentes son sometidos a pruebas de resistencia y seguridad en este centro de innovación de Gestamp en Bielefeld, sede de su principal planta de producción en el mundo, en la que trabajan 1.400 de los 4.300 empleados con que cuenta en sus seis fábricas alemanas, desde donde suministra piezas a las principales marcas automovilísticas del planeta. 
Altos directivos de estas multinacionales asistieron al acto de inauguración, en el que las iniciativas españolas de innovación industrial recibieron los elogios de la ministra Schwall-Düren, quien acompaña al Rey durante toda su estancia en el Estado más poblado de Alemania, que incluye una visita a la sede del grupo Bertelsmann y un almuerzo del Consejo Empresarial Hispano-Alemán.

Los reyes, de visita oficial en Berlín, recibidos por el presidente de Alemania


BERLÍN.- Los reyes se encuentran de visita oficial en Berlín, en el que es su  primer viaje como monarcas a Alemania. Don Felipe y doña Letizia han  sido recibidos, a tres grados bajo cero, por el presidente alemán que  les ha dado la bienvenida al palacio Bellavista.

El Rey de España subrayó este lunes en Alemania la necesidad de que todos los países de la UE contribuyan a retomar la senda del crecimiento económico sostenible, porque ese desafío afecta a la percepción de los ciudadanos sobre la credibilidad y eficacia de las instituciones y de la propia integración europea.
En su primera visita oficial a Alemania, Felipe VI y la Reina Letizia fueron recibidos hoy por el presidente alemán, Joachim Gauck, quien, en una declaración institucional junto al monarca, elogió los esfuerzos españoles para superar la crisis, expresó su reconocimiento por las reformas estructurales emprendidas y afirmó que los datos económicos "reflejan que España va por buen camino".
Tras señalar que los 130.000 españoles que viven en su país "enriquecen enormemente" a la sociedad alemana, Gauck recalcó que es consciente de que "muchos jóvenes españoles" se han establecido en Alemania "por motivos económicos, porque están buscando trabajo o una formación profesional".
Además de felicitarse por las buenas relaciones bilaterales y la "estrecha amistad" que une ambos países, animó a afrontar juntos en la ONU los grandes desafíos internacionales en defensa de la democracia y los derechos humanos, especialmente ante los conflictos armados en el Este de Europa y Oriente Medio, que también influyen en la economía de los países de la UE.
Por su parte, el Rey agradeció la hospitalidad del presidente y el pueblo alemán, destacó la relación de "afecto y amistad" entre ambos países, que han contribuido "a la paz, la estabilidad y el progreso" en Europa, y consideró importante que España y Alemania trabajen "muy unidos" para reafirmar una posición internacional "fuerte" de la UE en esta época "tan difícil, compleja y convulsa".
"Cuenten con nosotros con total lealtad", indicó el monarca al explicar la disposición con que España afronta su próximo ingreso en el Consejo de Seguridad de la ONU, antes de advertir sobre la necesidad de "retomar la senda del crecimiento como objetivo compartido por todos los miembros de la UE".
"Y se trata de un desafío no sólo económico -recuperar el crecimiento sostenible-; es también un aspecto que afecta al funcionamiento de las instituciones, a la preocupación de nuestros pueblos respecto a su eficacia y respecto a la integración de nuestro continente", reflexionó el Rey.
Gauck, un teólogo y expastor protestante que fue proclamado jefe del Estado en febrero de 2012, recibió acompañado de su esposa, Emma Schadt, al Rey Felipe y la Reina Letizia con un cordial apretón de manos en la escalinata principal del palacio presidencial de Bellevue, donde los invitados firmaron en el libro de honor antes de asistir a una ceremonia de bienvenida en el jardín posterior.
El ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, les acompañaba en esta ceremonia, celebrada con una temperatura de varios grados bajo cero, que incluyó la interpretación de los himnos de ambos países, una guardia de honor formada por efectivos de los tres Ejércitos y un saludo a las delegaciones de los dos países y a un grupo de alumnos del colegio bilingüe Robert Blum.
Tras un almuerzo oficial en Bellevue, los Reyes acudieron a la emblemática Puerta de Brandemburgo, convertida hace 25 años en símbolo de la reunificación alemana, donde les esperaba el alcalde de la ciudad, Klaus Wowereit, para celebrar a continuación un encuentro en la sede del Ayuntamiento.