lunes, 16 de enero de 2017


Ratificada la prórroga para terminar el AVE a La Meca

RIAD.- Las autoridades de Arabia Saudí han ratificado hoy de manera definitiva la prórroga de 14 meses para que el consorcio español finalice la construcción del tren de alta velocidad entre las ciudades de La Meca y Medina, que entrará en servicio en marzo de 2018.

El acuerdo ha sido refrendado con motivo de la visita oficial de Felipe VI a Arabia Saudí, en la que se reunió con el rey Salman bin Abdelaziz.
El ministro español de Fomento, Íñigo de la Serna, confirmó la ratificación de la prórroga durante su intervención en el foro económico celebrado en Riad con el que se puso fin al viaje de don Felipe.
El acuerdo sobre los trabajos del "AVE del desierto" incluye el pago de 150 millones de euros por sobrecostes a las empresas españolas.
En declaraciones a los periodistas al término del foro empresarial, De la Serna afirmó que la reunión de don Felipe con el rey saudí fue "capital" para refrendar la prórroga y trabajar con las nuevas condiciones.
"Es una negociación que llevaba mucho tiempo abierta y que establece ya un marco de estabilidad y de garantía de que vamos a acabar las obras y mantener nuestros compromisos para seguir afrontando las dificultades que seguro podamos encontrar", manifestó el ministro.
El principio de acuerdo se entabló el pasado mes de noviembre, cuando De la Serna se reunió en Madrid con el presidente de la compañía estatal de ferrocarriles (SRO), Rumaih Mohamed al Rumaih.
En virtud de este convenio, en marzo de 2018 deberá comenzar la operación comercial de AVE y a finales de este año, se iniciarán viajes parciales entre Medina y La Meca, que progresivamente se irán extendiendo al resto de las fases.
De la Serna hizo hincapié en que la moratoria "garantiza y acelera el éxito de esta emblemática obra", el mayor contrato de infraestructura logrado por un consorcio español en el extranjero, con un montante de 6.736 millones de euros.
Según el ministro, las relaciones con Arabia Saudí son "excelentes y no dejan de crecer", por lo que expresó la "máxima disposición" para identificar nuevos proyectos y prolongar esta "histórica" colaboración.

Felipe VI se reúne con empresas españolas que buscan negocios en Arabia Saudí

RIAD.- Felipe VI mantuvo hoy un desayuno de trabajo en Riad con una treintena de directivos de empresas españolas que tienen interés en hacerse con proyectos en Arabia Saudí en sectores como las infraestructuras ferroviarias, la construcción, la ingeniería o el tratamiento de aguas.

El encuentro tuvo lugar en el Palacio del Rey Saud, la residencia donde se ha alojado don Felipe durante su visita oficial a Arabia Saudí, antes del foro con compañías españolas y saudíes con el que se va a cerrar el viaje.
Al desayuno asistieron el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna; la secretaria de Estado de Comercio, María Luisa Poncela; el de Infraestructuras, Julio Gómez-Pomar, y el de Defensa, Agustín Conde.
Entre los empresarios, algunos han viajado desde España con motivo de la visita del Rey y otros son representantes en Arabia Saudí de compañías que tienen proyectos en marcha en la primera potencia económica del Golfo Pérsico.
Uno de los invitados ha sido José Manuel Revuelta, el presidente de la empresa pública Navantia, que está a punto de cerrar un acuerdo para vender cinco corbetas al Ejército saudí a cambio de unos 2.000 millones de euros que permitiría mantener la actividad a medio plazo en los astilleros de Cádiz y Ferrol.
La operación está pendiente solo de la ratificación del Gobierno saudí, aunque aún no se ha concretado si podría cerrarse durante la visita del Rey.
La reunión también contó con una destacada delegación del sector ferroviario, encabezada por el presidente del consorcio español que trabaja en las obras del AVE entre La Meca y Medina, Jorge Segrelles.
Junto a él, el presidente de Renfe, Juan Alfaro, y el de CAF, Andrés Arizkorreta, además de un directivo de Talgo.
Por parte de las constructoras, participaron el consejero delegado de OHL, Tomás García Madrid; el vicepresidente de Acciona, Juan Ignacio Entrecanales, y directivos de FCC Internacional y Sacyr Construcción.
En la reunión con Felipe VI hubo además responsables de Indra; Typsa; Elecnor; ACS Industrial; Idom; Sener; Imeco; Mondragon Wintec; MCI; Arpa; TSK; Aqualia y Middle East.
Al grupo se unieron el vicepresidente de la CEOE, Joaquim Gay de Montellà, y el director de Relaciones Internacionales de la patronal, Narciso Casado, así como el consejero delegado del ICEX, Francisco Javier Garzón, y el director de relaciones internacionales de la Cámara de Comercio de España, Alfredo Bonet.
Tras el desayuno, el Rey y la delegación de empresarios asistieron a un foro económico con directivos saudíes para tratar de identificar proyectos de los que se puedan beneficiar las compañías españolas.
Arabia Saudí puso en marcha el pasado año la estrategia "Visión 2030", con la que pretende diversificar su economía y fomentar la inversión extranjera para reducir su dependencia del petróleo.
El seminario empresarial fue el colofón a la visita de don Felipe al país árabe, si bien antes se  trasladó al Centro Rey Abdalá de Energía Atómica y Renovable, donde hubo una presentación de los programas locales en el sector de las energías limpias abiertos a la inversión extranjera.
El jefe del Estado se reunió ayer, domingo, con el rey Salman bin Abdelaziz, quien le condecoró con la máxima distinción reservada a mandatarios extranjeros.
Se vio igualmente con los ministros de Comercio y de Finanzas para reforzar el mensaje de que las compañías españolas quieren seguir participando de grandes proyectos tras las adjudicaciones del "AVE del desierto" y el metro de Riad.
El ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, igualmente formaba parte del grupo que acompañaba a Felipe VI a Riad, pero ayer emprendió rumbo a Bruselas para asistir a un reunión con sus colegas europeos.

domingo, 15 de enero de 2017

El Rey recibe la máxima distinción de Arabia Saudí, el Gran Collar del rey Abdelaziz


RIAD.- El rey Felipe VI fue recibido este domingo con los máximos honores por el rey de Arabia Saudí, Salman bin Abdelaziz, quien le condecoró además con la máxima distinción que el país árabe concede a mandatarios extranjeros con motivo de su primera visita oficial al país árabe desde que ascendió al trono.

El rey Salman dio la bienvenida en su palacio a don Felipe, con quien se reunió de forma bilateral y a quien agasajó con un banquete en el que participaron las delegaciones de ambos países.
El monarca saudí, que por sus problemas de salud camina con un bastón, recibió al rey de España al bajarse del coche, le tendió la mano y le saludó a continuación con dos besos, siguiendo el protocolo árabe.
Tras escuchar los himnos nacionales y pasar revista a la guardia de honor en el porche lateral del palacio donde habían esparcido incienso, Salman y Felipe VI saludaron a las respectivas delegaciones.
De la española forman parte el ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, y el de Fomento, Íñigo de la Serna, además de tres secretarios de Estado: la de Comercio, María Luisa Poncela; Infraestructuras, Julio Gómez-Pomar, y Defensa, Agustín Conde.
Tras el recibimiento con el máximo boato, los dos monarcas, junto con sus respectivas delegaciones, se desplazaron al salón principal del palacio, donde Salman hizo entrega del Gran Collar del rey Abdelaziz, la condecoración más importante que concede el reino saudí.
Este reconocimiento supone un nuevo gesto de aprecio de la Casa de Al Saud hacia la familia real española, granjeada en buena medida por la amistad que Juan Carlos de Borbón siempre mantuvo con los jerarcas saudíes.
Antes del banquete, Salman y don Felipe mantuvieron a solas una conversación con intérprete, ya que don Felipe habló en inglés y su anfitrión, en árabe.
Salman, de 81 años e hijo del fundador de Arabia Saudí, Adulaziz bin Saud, ascendió al trono en enero de 2015 tras la muerte de su hermanastro, el rey Abdalá.
Con motivo del fallecimiento, don Felipe tuvo ocasión de conocer al monarca saudí en Riad, aunque se trató de un breve encuentro en el que el jefe del Estado español le trasladó sus condolencias.
El encuentro entre los dos monarcas es la cita institucional de más calado de la visita de Felipe VI a Arabia Saudí, que tuvo que ser aplazada en febrero debido a la interinidad del Gobierno español y en noviembre, a causa del fallecimiento del príncipe heredero.
La presencia de don Felipe en Arabia Saudí tiene también como fin ayudar a las empresas españolas a conseguir nuevos proyectos, después de la construcción del AVE entre La Meca y Medina y del metro de Riad.
De ahí sus entrevistas hoy con los ministros de Comercio e Inversiones, Majid Al Qassabi, y con el de Finanzas, Mohamed al Yadan, dos piezas destacadas de la nueva política económica emprendida por el régimen saudí, llamada "Visión 2030", que busca reducir su dependencia del petróleo.
En la jornada de mañana, lunes, el jefe del Estado participará en un foro económico con una treintena de empresarios españoles para visualizar el interés en que se logren nuevas adjudicaciones.
Algunos de esos directivos estuvieron en la recepción del rey Salman, entre ellos el presidente de Navantia, José Manuel Revuelta, que se ha desplazado al país árabe para tratar de dar el impulso definitivo al contrato de venta de cinco corbetas al Ejército saudí por valor de unos 2.000 millones de euros.
Esta operación, pendiente solo de la ratificación del Gobierno saudí, es clave para la viabilidad a medio plazo de los astilleros de Cádiz y Ferrol (La Coruña).
"Nos gustaría que el contrato se perfilara lo más posible, aunque no sé si se va a firmar durante la visita del Rey o más adelante", han señalado fuentes del Gobierno.
Otro asunto que solo está pendiente de refrendo al máximo nivel es el acuerdo sobre la prórroga de 14 meses concedida al consorcio español para terminar el "AVE del desierto" en marzo de 2018, con un sobrecoste de 150 millones de euros.
Felipe VI, que llegó ayer, sábado a Riad, abrió hoy la jornada con un encuentro con la colonia española residente en Arabia Saudí, que en los últimos años se ha elevado a unas 5.000 personas por el aumento de la presencia de empresarios y profesionales de otros sectores.
"Con gran éxito, habéis dirigido e impulsado empresas ayudando a mantener puestos de trabajo aquí y en España", destacó el monarca en el acto celebrado en la embajada española.
Don Felipe subrayó que Arabia Saudí es "un país clave en Oriente Medio y del mundo árabe" y que, como España, cuenta con una economía que les confiere "un peso específico muy relevante".

Felipe VI reconoce a empresarios españoles en Arabia Saudí su aportación «tan positiva»


RIAD.- Felipe VI se ha reunido este domingo con empresarios y trabajadores españoles que residen en Arabia Saudí, a quienes ha agradecido por su labor "tan positiva" para ambos países en ámbitos como la creación de empleo, el fortalecimiento de las relaciones bilaterales, la contribución al desarrollo del país árabe y la generación de riqueza para España.

"Quienes aquí residís o trabajáis contribuís con vuestra labor personal y profesional al conocimiento recíproco y al estrechamiento de los lazos entre nuestros dos países, al tiempo que proyectáis la mejor imagen de España", ha afirmado el monarca, que se encuentra en visita oficial al país árabe.
Además, ha hecho hincapié en el "logro" de los empresarios españoles de haber encontrado mercados y negocios fuera de España en un contexto de crisis económica, algo que se ha llevado a cabo "con gran éxito" y ha contribuido al mantenimiento de puestos de trabajo, según ha indicado.
El Rey español también ha elogiado la labor de la embajada española en el país, de la que ha asegurado que "se ha convertido en una auténtica Casa de España para todos los españoles que viven en el Reino de Arabia Saudí".
Durante su discurso a la comunidad española en el país de Oriente Próximo, Felipe VI ha recordado el "pasado valioso" de España "muy ligado a la civilización árabe" y ha emplazado a los españoles residentes allí a "no olvidarse nunca de sentir España".
 "Nosotros os tenemos siempre en nuestra mente y en nuestro corazón", les ha asegurado.

martes, 10 de enero de 2017

El rey Felipe VI encabeza la delegación española en el funeral de Mario Soares

MADRID.- España ha elevado a última hora la representación que enviará este martes al funeral por el expresidente portugués Mario Soares. El rey Felipe VI será finalmente el que encabece la delegación española, han anunciado el Gobierno y la Casa del Rey.

El Ejecutivo consideró suficiente en un primer momento enviar al ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Alfonso Dastis, como máximo representante español en las exequias, y así lo anunció este mediodía.
Sin embargo, y tras un despacho en la tarde de este lunes en el Palacio de la Zarzuela -previsto de antemano- entre el Rey y el ministro Dastis, el Gobierno ha cambiado de parecer y ha corregido su primera decisión, reconociendo implícitamente que al funeral de Soares España debía enviar una delegación de mayor nivel.
Entre medias también se hizo público que la Generalitat catalana estará representada en el funeral por su consejero de Asuntos y Relaciones Institucionales y Exteriores y Transparencia, Raúl Romeva, y que el expresidente Artur Mas acudiría este lunes al velatorio.
No obstante, la representación catalana en el funeral de Soares no ha influido en la decisión del Gobierno de enviar al Rey Felipe VI puesto que, según fuentes diplomáticas, el Ejecutivo ya conocía los planes de la Generalitat cuando optó por enviar al ministro Dastis como máximo representante.
El jefe de la diplomacia española acompañará el martes al Rey en Lisboa y, para ello, se ha visto obligado a suspender un desplazamiento que tenía previsto a Marruecos. El Rey Felipe mantuvo su intervención a primera hora del martes en el Spain Investors Day en Madrid y después puso rumbo a Lisboa.

sábado, 7 de enero de 2017

El Rey de España expresa su pesar por la muerte del político portugués Mario Soares

MADRID.- El Rey Felipe VI ha ensalzado la figura del que fuera presidente de Portugal entre 1986 y 1996, Mário Soares, fallecido este sábado en Lisboa a los 92 años.

El Rey ha enviado un telegrama al presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, en el que expresa su "profundo pesar" por el fallecimiento de Soares (1924-2017), a quien ha definido como uno de los grandes líderes europeos del último siglo.

"Junto a la Reina, deseo expresar nuestro apoyo y cariño a sus familiares y al querido pueblo portugués, con la memoria de los gratos momentos que tuvimos la oportunidad de compartir y que siempre nos acompañarán con intensa emoción", ha señalado don Felipe en el telegrama, según han informado fuentes de la Casa del Rey.

viernes, 6 de enero de 2017

El Rey recuerda en la Pascua Militar a quienes murieron “en el cumplimiento de su quehacer diario”


MADRID.- Felipe VI ha pedido no olvidar a los militares muertos en acto de servicio en su discurso con motivo de la Pascua Militar, en el tradicional acto, con una ceremonia profundamente enraizada en la vida castrense española, celebrado hoy en el Palacio Real de Madrid.  "Su entrega deberá ser valorada con honra, gratitud y emoción", ha dicho el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas españolas.

Don Felipe expresó el deseo de que "este año nos traiga esa paz por la que vosotros veláis en silencio, con un recuerdo y saludo especial para tantos compañeros que se encuentran desplegados lejos de sus hogares y con la añoranza de la Patria. Deseo que hago extensivo a vuestras familias que, sin escatimar esfuerzos y con sus sacrificios y aliento, hacen posible vuestros éxitos profesionales".
En realidad, las alusiones del Rey a los militares muertos en misiones exteriores han sido muy genéricas, ya que en ningún momento se ha referido a los 62 militares muertos en el accidente del Yak 42, un siniestro que, según el Consejo de Estado, quizá se habría podido evitar de haber estado el Ministerio de Defensa más atento a las señales sobre los potenciales riesgos de ese tipo de vuelos subcontratados para transportar a nuestras tropas.
"El primer y más fundamental deber del militar −como bien sabemos todos los que lo hemos jurado ante nuestra Bandera− es la disposición permanente para defender a España; y arriesgar la vida para proporcionar seguridad y protección a los demás es inherente a la esencia de la profesión militar. Pero siempre la pena nos alcanza profundamente cuando –como también ha ocurrido este año– mueren compañeros de armas en el cumplimiento de su misión; tanto en operaciones fuera de nuestras fronteras, como en el cumplimiento de su quehacer diario. Su entrega noble, generosa –y a veces heroica– deberá ser siempre valorada y recordada con honra, con gratitud y con emoción. A sus familias, hoy de manera especial, les dedicamos todo nuestro cariño", manifestó Su Majestad el Rey.
El Rey ha preferido, no obstante, centrar su discurso en la amenaza terrorista. Y en esa línea ha pedido “no escatimar esfuerzos” para aumentar la capacidad de prevención y respuesta ante el terrorismo al alertar de que esta “lacra” es un “enemigo de la Humanidad”, que pone en riesgo a los ciudadanos y “desprecia los valores democráticos”. 
Para ello, Felipe VI ha defendido que las Fuerzas Armadas y los cuerpos policiales se doten de mejores medios para frenar la que ha considerado “la mayor amenaza a la seguridad global en la actualidad”.
Acompañado de la reina Letizia, don Felipe se ha dirigido al estamento militar en un acto en el que María Dolores de Cospedal se ha estrenado como ministra de Defensa y al que también han asistido el jefe del Gobierno, Mariano Rajoy, y el titular de Interior, Juan Ignacio Zoido, además de las principales autoridades castrenses. 
“No debemos escatimar esfuerzos por aumentar nuestra capacidad de prevención y de respuesta ante esta lacra que pone en peligro nuestra sociedad, desprecia nuestros valores democráticos y es un enemigo de la Humanidad”, ha proclamado el Rey, quien en su mensaje de Nochebuena no hizo mención a la amenaza terrorista.
El Rey ha puesto en valor el papel del Ministerio de Defensa porque, “a pesar de las dificultades” durante “la legislatura que acaba de terminar”, logró “mantener las capacidades militares necesarias” gracias al “esfuerzo, profesionalidad, imaginación y abnegación de todos”. Ha subrayado que la labor del Ejército, de los cuerpos de seguridad y de los servicios de inteligencia “está dando buenos frutos” y les ha animado a perseverar en “lo que se está haciendo bien”.
También ha pedido “aprovechar el conocimiento y la experiencia” que atesoran y que “tan buenos resultados ha dado en la lucha contra el terrorismo” para “estar lo mejor preparados posibles para combatirlo con la máxima eficacia y total determinación”.
A juicio del jefe del Estado, el terrorismo “ataca sin escrúpulo alguno en cualquier lugar” y su combate requiere hacerlo en coordinación con los aliados y al amparo de la legalidad internacional. El monarca ha resaltado que España es un país reconocido como “un socio leal, fiable y responsable” y que los militares gozan de “gran credibilidad”. Ha hecho un llamamiento a no bajar la guardia y mantener la capacidad operativa del Ejército ante los desafíos “cada vez más cambiantes e imprevisibles”.
El Rey recordó que "España se ha consolidado como una referencia en el seno de la Alianza Atlántica y reflejo de ello es que militares españoles han estado, en 2016, al frente de la Fuerza Conjunta de Muy Alta Disponibilidad y del Mando del componente terrestre de la Fuerza de Respuesta Aliada, han mandado una de las agrupaciones marítimas de reacción inmediata de la OTAN en el norte de Europa y han liderado en el primer cuatrimestre la misión de Policía Aérea en el Báltico.
Y todo esto ha sido posible gracias a la transformación llevada a cabo durante los últimos años, que responde a la necesidad de contar con unas Fuerzas Armadas capaces de asumir la gran variedad de funciones encomendadas. Así podremos hacer frente a los riesgos y amenazas a los que estamos expuestos, y a la que probablemente sea la mayor amenaza a la seguridad global en la actualidad, el terrorismo".
En el acto, don Felipe y De Cospedal han tenido palabras de reconocimiento para el anterior ministro de Defensa, Pedro Morenés, y para la cúpula militar que él designó, cuyo relevo se da por hecho después de cinco años de mando.
La ceremonia de la Pascua Militar, en la que ha habido unos 150 invitados, ha seguido el guión tradicional de otros años. Antes del acto en el Salón del Trono, Felipe VI, ataviado en esta ocasión con uniforme de capitán general del Aire, ha pasado revista a una formación de la Guardia Real en el Patio de la Armería. Ya en el interior del palacio, el monarca ha impuesto una veintena de condecoraciones antes de los discursos.
Felipe VI ha cerrado su alocución con un “Viva España”, al que ha seguido, desde la tribuna de invitados, un “Viva el Rey”.
A su llegada a la Plaza de la Armería del Palacio Real de Madrid, Sus Majestades los Reyes fueron recibidos por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy; la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal; el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido; el jefe de Estado Mayor de la Defensa, almirante general Fernando García Sánchez, y el jefe del Cuarto Militar de la Casa de Su Majestad el Rey, vicealmirante Juan Ruiz Casas.
Tras los honores de ordenanza, la interpretación del Himno Nacional y una salva de 21 cañonazos, Don Felipe pasó revista a la formación de la Guardia Real. A su término, Sus Majestades los Reyes abandonaron la Plaza de la Armería para dirigirse a la Saleta de Gasparini, donde recibieron el saludo de las Comisiones del Órgano Central de la Defensa y el Estado Mayor de la Defensa, las Reales y Militares Órdenes de San Fernando y San Hermenegildo, el Ejército de Tierra, la Armada, el Ejército del Aire, la Guardia Civil y la Real Hermandad de Veteranos.
Una vez finalizados los saludos, Don Felipe y Doña Letizia, las autoridades asistentes y los miembros de las comisiones accedieron al Salón del Trono y ocuparon sus lugares. La ceremonia comenzó con la imposición de condecoraciones por parte de Su Majestad el Rey a distintos miembros de las Comisiones Militares.
Tuvieron lugar seguidamente las intervenciones de la ministra de Defensa y de Su Majestad el Rey. Un encuentro de Don Felipe y Doña Letizia con las autoridades asistentes y los miembros de las Comisiones Militares en el Salón de Columnas puso fin al acto.

La Pascua Militar

L​a celebración de la Pascua Militar constituye un solemne acto castrense con el que se inicia el año militar. En dicho acto se realiza un balance de las vicisitudes del año anterior y se marcan las líneas de acción que se desarrollarán en el siguiente. Además, se imponen condecoraciones militares a aquellos civiles y miembros de las Fuerzas Armadas que se han hecho acreedores de ellas durante el año vencido.
El origen de la Pascua Militar se remonta al reinado de Carlos III, cuando, el 6 de enero de 1782, se recuperó la localidad menorquina de Mahón, que se hallaba en poder de los ingleses. Como expresión de júbilo, Carlos III ordenó a los virreyes, capitanes generales, gobernadores y comandantes militares que, en la fiesta de la Epifanía, reuniesen a las guarniciones y notificasen en su nombre a jefes y oficiales de los ejércitos su felicitación.

El enemigo terrorista y la estrategia de defensa / Pablo Sebastián *

El Rey Felipe VI ha puesto el acento en la lucha contra el terrorismo yihadista durante su discurso sobre la Pascua Militar, donde tuvo palabras de emoción y agradecimientos a los militares y miembros de las Fuerzas de Seguridad que han fallecido en el cumplimiento de sus funciones.

Lo que ha sido relacionado con el debate reactivado sobre el accidente del YAK-42, tras el informe de Consejo de Estado donde se habla de la negligencia en estos hechos del ministerio de Defensa en la etapa del ex ministro Federico Trillo, el que abandona la embajada de Londres para incorporarse a su puesto de letrado del mismo Consejo de Estado que señaló su responsabilidad.

El Rey no da puntada sin hilo en sus discursos y en este caso así lo hizo al tiempo que elogiaba a los servicios de información españoles en un tiempo en el que el presidente electo Donald Trump está poniendo en solfa a los servicios de espionaje americanos que acusan a Rusia de su intromisión en la campaña electoral de los EE.UU a favor de Trump.

Es cierto que España se ha librado últimamente de los atentados del terror yihadista, bien por la eficaz prevención de los servicios hispanos de información, bien porque los objetivos diseñados por los terroristas eran otros y de mas fácil alcance y mayor repercusión para ellos. Pero esta mejora de la situación española no debe permitirnos que se baje la guardia sino más bien al contrario, que se refuerce la vigilancia.

De la misma manera que se han de reforzar los medios económicos de la política de Defensa, a los que aludió la ministra Cospedal, quien por otra parte y en declaraciones al diario ABC aludió a la necesidad, sin duda cierta, de actualizar la estrategia de Defensa de España aunque sin decir en qué sentido ni cómo se ha de hacer.

Sobre ambos capítulos financiero y estrategia tenemos que decir que España debe mejorar la situación de su armamento y de su potencial defensivo en lo que respecta a la Fuerza Aérea, la Armada y al Ejército de Tierra porque las noticias que nos llegan sobre todo ello no son buenas sino preocupantes. ¿Cuántos aviones, buques de guerra y carros blindados están plenamente operativos al día de hoy? Eso sin duda es un secreto oficial, pero mucho nos tememos que el armamento de España no está en las mejores condiciones posibles por lo que algo hay que hacer para mejorar esa situación.

La estrategia de Defensa de España también necesita ser actualizada como ha dicho Cospedal y como se deduce de la nueva y preocupante situación internacional, que está a la espera de la llegada de Trump a la Casa Blanca lo que sin duda afectará a la Alianza Atlántica y puede que a los acuerdos bilaterales de Defensa que USA tiene con España.

Una doble relación multilateral y bilateral de España en cuestiones de Defensa y Seguridad que incluye un importante vacío para nuestro país porque ninguno de esos acuerdos garantiza la defensa automática de Ceuta y Melilla.

Lo que debe ser rectificado porque con España, dentro de la OTAN, nuestro país se compromete a la defensa del total de los territorios de países miembros de la Alianza Atlántica, motivo por el que España sufre una clara y flagrante discriminación que ha sido aceptada de manera vergonzante –‘para no molestar a Marruecos’, se dice- por los gobiernos españoles desde nuestro ingreso en la OTAN.

De igual manera tenemos que ver, ahora que el Reino Unido se dispone a salir de la UE y que Trump considera ‘obsoleta’ a la OTAN, si llegó la hora de impulsar una política europea de la Defensa en el marco de la UE como hace ya muchos años lo propuso el general De Gaulle.

Todo esto -y la mejora del armamento incluida- debe ser motivo de reflexión por parte del Gobierno y de los partidos ‘constitucionalistas’ españoles, PP, PSOE y C’S, para modernizar la defensa y la política de alianzas estratégicas de España. Pero como iniciativa nuestra y con la colaboración de nuestros aliados, no a remolque de las decisiones y acontecimientos externos que nos condicionen o vengan impuestos desde fuera de nuestro país.


(*) Periodista


jueves, 5 de enero de 2017

El Rey Don Juan Carlos celebra su 79º cumpleaños

MADRID.- Don Juan Carlos celebra este 5 de enero su 79º cumpleaños, el tercero después de su abdicación. En cuanto a la celebración, el exmonarca lo hará en la intimidad en víspera de la recepción de la Pascua Militar, acto al que, desde su abdicación, no asiste.

En el último año padre de Felipe VI no ha tenido apenas actos oficiales, no le hemos visto mucho públicamente, ni siquiera ha estado presente en muchos momentos familiares. Su última aparición pública fue el 6 de diciembre en el estreno de la opera de 'Madame Butterfly' en Milán.
Un día antes acudía con su mujer, la Reina Sofía, a la inauguración de la exposición Carlos III y las residencias reales en Madrid.
 
En cuanto a viajes internacionales oficiales, solo ha hecho seis. Entre ellos, a Guatemala, para la investidura de Jimmy Morales, y Perú, siendo su último acto oficial antes de tomarse unas reales vacaciones.
Don Juan Carlos deja un buen año atrás en el que se le ha visto más recuperado y con más energía.

miércoles, 4 de enero de 2017

Los Reyes reforzarán su agenda en el plano internacional

MADRID.- Los reyes Felipe y Letizia afrontan el nuevo año con el propósito de reforzar su agenda, en especial en el ámbito internacional, una vez encauzada la situación política, después de que en 2016 su actividad se viera afectada como consecuencia del bloqueo político y la interinidad del Gobierno.

La Casa Real considera que después de un año “complicado” por la incertidumbre que rodeó la formación del nuevo Gobierno, se dan las circunstancias para que haya una “vuelta a la normalidad” en la actividad del jefe del Estado en sus visitas al extranjero, según fuentes de Zarzuela.
Los Reyes tomaron parte en un total de 345 actividades durante 2016, de las que 104 tuvieron lugar en sus distintos viajes al extranjero, según datos de la Casa Real.
Además de las cinco rondas de consultas con los partidos políticos para la elección de un presidente del Gobierno, hubo 314 audiencias con diferentes autoridades y colectivos.
En 2017 y aunque el Ministerio de Asuntos Exteriores aún no ha confirmado la fecha de ninguna visita fuera de España, Felipe VI tiene intención de retomar algunos de los planes que quedaron aparcados el pasado año.
El más inmediato es la visita a Arabia Saudí, suspendida en dos ocasiones, la última el pasado mes de noviembre, debido al fallecimiento del príncipe Turki bin Abdelaziz, hermano del rey Salmán.
El Gobierno tiene especial interés en este viaje, al que solo asistiría don Felipe, con el fin de reforzar el diálogo con los nuevos gobernantes saudíes y favorecer los proyectos de las empresas españolas en diversos sectores del país árabe.
Otro de los proyectos que Zarzuela querría recuperar en los próximos meses es la visita de los Reyes al Reino Unido que iba a haberse desarrollado el pasado mes de marzo en respuesta a una invitación de Isabel de Inglaterra.
El Ejecutivo consideró que debido a la formación de gobierno, “no era el momento más apropiado” para realizar este viaje.
La dificultad estriba en que Isabel II solo suele recibir dos visitas de máximo rango cada año, por lo que aún está por confirmar la posibilidad que se pueda reprogramarse durante 2017.
Otro viaje que quedó postergardo sin fecha fue a Japón y Corea del Sur, previsto el pasado mes de abril, si bien, en este caso, no se prevé que se pueda retomar el plan.
Desde la proclamación en junio de 2014, los Reyes han hecho tres viajes de Estado -Francia y México en 2015 y Portugal el pasado mes de noviembre- y la pretensión para este año es hacer más de uno.
Además del Reino Unido, entre esos posibles destinos está Marruecos, adonde don Felipe y doña Letizia se desplazaron pocas semanas después del relevo en el trono para un primer contacto con Mohamed VI.
Tras estar en Francia y Portugal, el viaje al país magrebí completaría las visitas de máximo nivel a los tres principales países vecinos de España.
En 2016, la anómala situación política en España hizo que Felipe VI solo protagonizara seis desplazamientos al extranjero.
Además de Portugal, donde estuvo en dos ocasiones, participó en la Cumbre Iberoamericana de Cartagena de Indias (Colombia) y en el VII Congreso Internacional de la Lengua Española en Puerto Rico, en la Asamblea de la ONU en Nueva York y fue al Vaticano.
En el caso de doña Letizia, estuvo dos veces en París -en el Congreso Mundial del Cáncer y en la II conferencia global sobre salud y cambio climático-, así como en Roma, en un acto de la FAO, y en la sede de Naciones Unidas en Ginebra (Suiza).
Zarzuela da por hecho que la Reina volverá a hacer este año el tradicional viaje de cooperación, una costumbre que inició doña Sofía y en el que doña Letizia se estrenó en 2015 en Honduras y El Salvador.
Aún está abierto cuál será el destino, aunque entre las posibilidades que se barajan está la de ir a un país africano en el que España tenga una presencia destacada en ayuda al desarrollo.
Al margen de los viajes al exterior, se prevé que sean varios los mandatarios extranjeros que hagan visitas oficiales a España, algo que también se vio restringido en 2016 por la parálisis política.
El primero en hacerlo será el presidente argentino, Mauricio Macri, en la segunda quincena de febrero, coincidiendo con que el país sudamericano es el protagonista este año de la feria de arte Arco.
En el ámbito doméstico, el Rey tendrá de nuevo como citas destacadas la entrega del Premio Cervantes en abril y de los Príncipe de Asturias, en octubre.
Antes, y como es habitual, inaugurará el Mobile World Congress en Barcelona, que arrancará el 27 de febrero, donde coincidirá con las principales autoridades catalanas, entre ellos, el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y la presidenta del Parlament, Carme Forcadell.
Cataluña fue uno de los destinos más visitados por Felipe VI el pasado año, donde participó en media docena de actos -cuatro en Barcelona, uno en Girona y otro en Tarragona-.

lunes, 2 de enero de 2017

Felipe VI obtiene para la monarquía su mejor valoración en 20 años

MADRID.- En dos años y medio de reinado, Felipe VI ha hecho un buen trabajo. En el Macrosondeo El Español-SocioMétrica sobre monarquía, el joven rey -el próximo 30 de enero cumple 49 años- ha logrado un 6,4 de nota para la institución que lidera hasta situarla así en los mismos niveles que en la década de los 90 del siglo pasado.

Además, en el trabajo realizado en esta ocasión por el profesor Gonzalo Adán aprueban todos los miembros de la actual Familia Real, incluidos Juan Carlos I -que se despeñó en las encuestas tras su caída en Botsuana el 14 de abril de 2012- y la reina Letizia -que había compartido desde entonces el suspenso con su suegro-. La más popular, con un 7,5 de nota, es doña Sofía, reina emérita desde 2014.
 
Le sigue su hijo Felipe VI con un 7,3, el mismo notable del que disfrutó su padre hasta el safari de Botsuana. La reina Letizia se ha consolidado en 2015 y obtiene un 6,3. Juan Carlos I, rey emérito desde su abdicación, recibe un 6,1, lo que puede ser interpretado como un perdón generalizado por la sociedad española.

Suspenden las las hermanas del rey, pero éstas ya no forman parte de la Familia Real (son familia del rey pero no reciben dinero público): con un 4,5 la infanta Elena, que apenas participa en actos públicos, y con un 2 la infanta Cristina, a la que el rey despojó de su título de Duquesa de Palma el año pasado.

La esposa de Iñaki Urdangarin, quien presumiblemente ingresará este año en prisión tras el juicio del caso Noos, se resiste a renunciar a sus derechos sucesorios a pesar del rechazo que provoca entre la población española. Las hijas del rey -la princesa Leonor, de 11 años, y la infanta Sofía, de 10- no están incluidas en la encuesta.

Las noticias son así buenas para una institución que alcanzó su clímax con el 7,4 de 1995 (datos del Centro de Investigaciones Sociológicas, CIS); suspendió por primera vez en octubre de 2011 en los albores del caso Noos, y cayó en picado hasta el mínimo del 3,68 de la primavera de 2013 cuando primaban los escándalos personales de un rey Juan Carlos sometido a constantes operaciones. En este año 2017 que empieza, a Felipe VI sólo se le resisten los españoles que votan a la izquierda del PSOE y los independentistas.

Según la encuesta de El Español, los seguidores de Unidos Podemos le dan a la institución un 0,6. Ni siquiera la reina Sofía se salva del rechazo de la izquierda más izquierda del arco político español: apenas un 2,8 de aprobación. El resto de reyes e infantas incluidos en este trabajo demoscópico corre peor suerte que la reina emérita y queda relegado al cero o como mucho al uno. Felipe VI tendrá que emplearse a fondo para se aceptado por esos cinco millones de españoles que el pasado junio votaron a la marca electoral que forman Podemos (en su programa electoral no incluye el modelo de Estado) e Izquierda Unida (abiertamente republicana). Los que votan al Partido Popular, Ciudadanos y el PSOE le dan un notable.

La tendencia al alza en la popularidad de la monarquía ya fue apuntada por la primera encuesta de este diario elaborada por Kiko Llaneras la pasada primavera. Felipe VI ha conseguido en apenas ocho meses lo que al final del reinado se le resistió a su padre: combinar el aprobado general de la monarquía con una buena nota personal. Una parte de este resultado al cortafuegos que se ha visto obligado a establecer con su propia hermana, la infanta Cristina, que lleva tres años y medio viviendo en Suiza.

¿Qué pasó en Nochebuena durante el discurso de Felipe VI? Se trató del mensaje real menos visto desde el año 2000, pero según el macrosondeo, a los relativamente pocos que lo vieron les gustó. 

FICHA TÉCNICA

Se han realizado 800 entrevistas del 22 al 29 de diciembre de 2016. El método de la encuesta ha sido mixto: 400 entrevistas telefónicas (realizadas por Gandia Integra) y 400 online (efectuadas por Netquest).

El universo de la encuesta ha sido la población residente en España, incluida en el CER provincial. Su estratificación se ha estructurado a partir de las siguientes variables: provincia, sexo, edad y situación laboral.

El error muestral para el conjunto de datos es de +/- 3%; para el porcentaje de escaños, el error es de +/- 5%. La gestión de los datos se ha elaborada con los software SPSS y Barbwin.

lunes, 26 de diciembre de 2016

La Asociación por la Memoria Histórica lleva el discurso del Rey ante el Defensor del Pueblo

MADRID.- La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica ha presentado una queja ante la Oficina del Defensor del Pueblo por algunas de las afirmaciones realizadas por el Rey en su discurso al considerarlas contrarias al derecho de las familias de los 114.226 desaparecidos.

En un comunicado, la asociación se ha referido al fragmento en el que el Rey , en el tradicional discurso de Navidad, dijo: “son tiempos para profundizar en una España de brazos abiertos y manos tendidas, donde nadie agite viejos rencores o abra heridas cerradas”. 
Sobre ello, la Asociación considera que se trata de una “declaración política contraria a los derechos de las víctimas del franquismo” y que han sido expresadas “con un carácter político que no le corresponde un jefe del Estado no electo y que tiene el deber de representar a toda la sociedad”.
En la nota, incide en la necesidad de “corregir la doble moral de las instituciones” con la que se “protege y garantiza” los derechos de las víctimas del terrorismo, pero no el los afectados por el franquismo, a quienes se les las acusa de “agitar viejos rencores” y de abrir “heridas cerradas” cuando se refirieren “a sus legítimas reclamaciones” y derechos como reconocen organismos humanitarios internacionales. 
“Solicitamos a la Defensora del Pueblo que intervenga para señalar los límites de interpretación política del monarca y que en ningún caso sus intervenciones puedan contradecir la protección de los derechos humanos”, sostiene la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica.

La audiencia del mensaje del Rey registra su mínimo histórico

MADRID.- El tercer mensaje navideño del Rey registró una audiencia media de 5.822.000 espectadores y un 57,6% de cuota de pantalla en el conjunto del total de cadenas que lo emitieron en directo, lo que supone el peor registro de los últimos 18 años, según un estudio de Barlovento Comunicación con datos de Kantar Media. Con relación a 2015, este resultado supone un descenso de 844.000 espectadores y 7,5 puntos de cuota de pantalla.

Según los datos facilitados por Barlovento, desde 1998 el discurso que ha acumulado una audiencia mayor fue el del año 2000, cuando el mensaje de don Juan Carlos fue visto por 9.140.000 espectadores (87,2% de cuota de pantalla), mientras que este año ha sido el de menor audiencia.
El primer discurso de Felipe VI en 2014 consiguió 8,2 millones de espectadores, y un 73,4% de cuota de pantalla. El año anterior, el discurso de su padre el rey don Juan Carlos se había convertido en el menos visto desde que se miden las audiencias, con un 60,4% de cuota de pantalla y 6.580.000 espectadores.
Sin embargo, el de este año ha registrado peores resultados, con 5.820.000 espectadores y 57,6% de cuota de pantalla, lo que le convierte en el menos visto desde que se miden las audiencias. En esta bajada progresiva de espectadores influye el hecho de que el número de cadenas que emiten el mensaje también ha caído durante los últimos años. En concreto, mientras en 2010 el discurso era emitido por 33 cadenas, en 2015 bajó hasta 23 y este año fueron 25.
De las 25 cadenas nacionales y autonómicas que emitieron el discurso de Felipe VI este 2016, la que congregó una mayor audiencia media fue La 1 (1.937.000 televidentes y 19,2% de cuota), seguida por Telecinco (1.107.000 y 11,0%) y Antena 3 (1.063.000 y 10,5%).
La autonómica de Cataluña TV3 no emitió este año el mensaje (en 2015: 240.000 espectadores de audiencia media y 3,6% de cuota en la representación del conjunto total) y sí lo hicieron Cuatro, CYL7 y Real Madrid HD.

domingo, 25 de diciembre de 2016

Felipe VI ha defendido la unidad del país en su tercer mensaje de Navidad a todos los españoles


MADRID.- En su tercer mensaje de Navidad desde que fue proclamado Rey, Felipe VI ha defendido la unidad del país, el respeto a la ley y la voluntad de profundizar en una España de "brazos abiertos y manos tendidas", al tiempo que ha hecho un llamamiento a los partidos a alcanzar consensos básicos desde el diálogo.

Éste es el texto íntegro del mensaje:

"Buenas noches.

En estas horas de la Navidad quiero desearos, junto a la Reina y nuestras hijas Leonor y Sofía, unas felices fiestas y nuestra esperanza de que el 2017 sea un año mejor para todos. Y en una noche como la de hoy, a tantas familias que han sufrido las recientes inundaciones en nuestro país, quiero decirles especialmente que las tenemos muy presentes.

Navidad es nacimiento, y celebrar con alegría lo que nace es tener fe en el futuro. Es en momentos como estos, cuando los sentimientos personales y colectivos de afecto, de amistad y de fraternidad, creados a través de nuestra convivencia, nos recuerdan el gran patrimonio común que compartimos. Un patrimonio que merece el cuidado de todos y que todos debemos ayudar a proteger como lo mejor que tenemos y somos; como lo mejor de lo que nos une.

Como es tradición, permitidme esta noche que comparta con vosotros algunas reflexiones sobre nuestro presente y sobre nuestro futuro, procurando extraer de todo lo que hemos vivido, especialmente durante este 2016, aquello que mejor nos ayude a seguir adelante.

Siempre se ha dicho que los momentos más difíciles de la vida son las mejores oportunidades para descubrir nuestra fuerza interior, para comprobar nuestro carácter, nuestra verdadera dimensión. A lo largo de este año he estado en diferentes lugares de nuestra geografía nacional. Y tengo que deciros que, en todo ese recorrido por nuestros pueblos y ciudades he visto dificultades y problemas para muchos de nuestros compatriotas; pero también trabajo duro, honesto, sacrificado; mucha capacidad y talento; y, sobre todo, determinación, ganas de salir adelante.

He comprobado, una vez más, el valor que tiene en nuestra sociedad la familia, porque su ayuda ha permitido a muchos sobrellevar los peores momentos.

He conocido a trabajadores y profesionales, hombres y mujeres que, con su esfuerzo sereno, durante estos largos y difíciles años, sin desfallecer ni resignarse, sostienen con gran dignidad y coraje a sus familias, sus vidas y sus trabajos.

He visto, también, en muchos compatriotas la decisión de asumir riesgos para crear o defender puestos de trabajo, y el valor para levantarse y reemprender la tarea después de haber visto destruidas obras hechas con ilusión y gran sacrificio.

Podría dar, además, innumerables ejemplos de solidaridad. Muchos de vosotros entregáis con generosidad vuestro saber, vuestro tiempo y esfuerzo, y sobre todo vuestro corazón, para ayudar a los demás; sois capaces de reaccionar ante cualquier emergencia, probando siempre que, allá donde haga falta, allá donde se necesite una palabra de aliento o una mano amiga, hay un español que demuestra con obras la grandeza y el alma más profunda de nuestra tierra.

Como también he sido, y soy continuamente, testigo de la labor de tantos servidores públicos que, con una extraordinaria vocación de servicio a la comunidad, garantizan nuestras libertades, atienden nuestros hospitales o educan a nuestros hijos; muchos compatriotas que, dentro y fuera de España, velan por nuestra seguridad, defienden nuestros valores y contribuyen al avance de la ciencia y al enriquecimiento de la cultura. Todos ellos son la imagen de nuestro país y también hacen posible que nuestro Estado funcione y que podamos celebrar un día como hoy.

Todo esto para mí y para todos nosotros, es un motivo para sentirnos auténticamente orgullosos; y también es una razón para la esperanza, porque una sociedad que mantenga estas actitudes, estas convicciones y estos valores no puede tenerle miedo al futuro. Estoy seguro de que nuestra memoria colectiva reservará un lugar de honor en la historia para estos tiempos de sacrificio y abnegación; pero también de generosidad y superación.

Pero tenemos que seguir mirando hacia adelante construyendo nuestro país, construyendo también Europa. Tenemos que esforzarnos, paso a paso, día a día y con espíritu positivo, para que la prosperidad y el bienestar sean la base de una convivencia ilusionada. Y por eso hay varios asuntos a los que, concretamente, quiero referirme esta noche:

Es cierto que la crisis ha impuesto grandes sacrificios. Hoy, sin embargo, vivimos con la esperanza de la recuperación que ya hemos iniciado. Todos deseamos que esa recuperación se consolide, que nos permita además crear mucho más empleo y de calidad, y también corregir tanto las desigualdades derivadas de una crisis tan profunda como la que hemos vivido, como fortalecer, en general, nuestra cohesión social, que es una garantía para asegurar la estabilidad y el equilibrio de nuestra sociedad.

En ese sentido, es muy importante para todos que muchas familias puedan recuperar su nivel de vida y que nuestros jóvenes puedan tener oportunidades de futuro, de ilusión, de confianza; que sobre todo las personas más desfavorecidas o más vulnerables tengan la certeza de que no se quedarán en la soledad del camino que España tiene que recorrer en el siglo XXI.

Por otra parte, hemos superado una compleja situación política que conocéis bien. Es importante ahora que en nuestra sociedad se haya recuperado serenidad y que los ciudadanos puedan tener la tranquilidad necesaria para poder llevar a cabo sus proyectos de vida. Como igualmente es esencial, de cara al futuro, que el diálogo y el entendimiento entre los grupos políticos permita preservar e impulsar los consensos básicos para el mejor funcionamiento de nuestra sociedad.

Y me gustaría insistir esta noche también en la necesidad de que cuidemos y mejoremos en todo momento nuestra convivencia. Y la convivencia exige siempre, y ante todo, respeto. Respeto y consideración a los demás, a los mayores, entre hombres y mujeres, en los colegios, en el ámbito laboral; respeto al entorno natural que compartimos y que nos sustenta. Respeto y consideración también a las ideas distintas a las nuestras. La intolerancia y la exclusión, la negación del otro o el desprecio al valor de la opinión ajena, no pueden caber en la España de hoy.

Como tampoco son admisibles ni actitudes ni comportamientos que ignoren o desprecien los derechos que tienen y que comparten todos los españoles para la organización de la vida en común. Vulnerar las normas que garantizan nuestra democracia y libertad solo lleva, primero, a tensiones y enfrentamientos estériles que no resuelven nada y, luego, al empobrecimiento moral y material de la sociedad.

Porque el progreso, la modernización, el bienestar, requieren siempre de una convivencia democrática basada en el respeto a la Ley, en una voluntad decidida y leal de construir y no de destruir, de engrandecer y no de empequeñecer, de fortalecer y no de debilitar.

Porque ahora es el momento de pensar en la España que queremos para las próximas décadas, que será la de nuestros jóvenes de hoy, y de forjarla con solidez. Y para ello, debemos concentrar nuestras energías en mirar hacia el mundo que nos rodea, y darnos cuenta cabalmente de por dónde va.

Un mundo muy incierto, con grandes desafíos políticos, sociales o en materia de desarrollo y seguridad, por ejemplo. Pero entre ellos, hoy quiero detenerme en los avances de la tecnología que, a escala global, condicionan cada día más nuestras vidas cotidianas.

Vivimos una nueva realidad que ha cambiado la forma de comunicarnos y relacionarnos entre nosotros; de recibir información necesaria para formar nuestra opinión y tomar decisiones; que se ha introducido en nuestras empresas, en nuestras fábricas y en nuestras industrias, transformando los procesos productivos y los empleos, tal y como los conocíamos. Incluso está transformando nuestros colegios, universidades y centros de formación. Nunca antes en la historia de la Humanidad y en un espacio de tiempo tan corto, se habían producido cambios tan grandes.

Hoy sabemos que no se trata ya solo de una revolución tecnológica: es algo mucho más profundo. Es un nuevo modelo del mundo que traspasa fronteras, sociedades, generaciones y creencias.

En este contexto es evidente que debemos adaptarnos a esa nueva realidad imparable y desarrollar al máximo nuestras habilidades para actuar con éxito en la ciencia, en la economía o en la cultura, también en la industria y en la seguridad; pero preservando siempre los valores humanos que nos identifican y nos definen. No debemos esperar a que esa nueva realidad se imponga sobre nosotros; tengamos en cambio, la fuerza y el empuje suficientes como país para anticiparnos y asumir el protagonismo necesario en la nueva era que se abre ante nosotros.

Y en esa tarea la educación es -y será sin duda- la clave esencial. Una educación que asegure y actualice permanentemente nuestros conocimientos; pero que también forme en lenguas y en cultura; en civismo y en valores; que prepare a nuestros jóvenes para ser ciudadanos de este nuevo mundo más libres y más capaces y que sepan aprovechar la experiencia de nuestros mayores. Una educación que fomente la investigación, impulse la innovación, promueva la creatividad y el espíritu emprendedor como rasgos y exigencias de la sociedad del futuro, que es ya la sociedad de nuestros días.

No quisiera ocupar durante más tiempo vuestra atención en una noche que debe ser de celebración familiar; aunque no quiero terminar sin deciros que creo sinceramente en una España consciente, solidaria, firme en sus valores, alejada del pesimismo, de la desilusión o el desencanto; creo en una España decidida a superar las dificultades que, aunque grandes, son también vencibles.

Y no tengo duda de que seremos capaces de superarlas si entendemos que ya no vivimos tiempos para encerrarnos en nosotros mismos, sino para abrirnos al mundo; si tenemos claro que no lo son tampoco para fracturas, para divisiones internas, sino para poner el acento en aquello que nos une, construyendo sobre nuestra diversidad; son tiempos para profundizar en una España de brazos abiertos y manos tendidas, donde nadie agite viejos rencores o abra heridas cerradas. Tiempos, en fin, en los que tenemos motivos y razones más que poderosas para la unión, para trabajar todos juntos, desde cualquier lugar de nuestro gran país, con ilusión, con ideales y con proyectos para la mejor España.

Así lo siento y así lo creo. Y con esa profunda convicción os deseo, en esta noche a todos y a cada uno de vosotros y a vuestras familias, una muy feliz Navidad. Eguberri on / Bon Nadal / Boas festas. Buenas noches. Y Feliz y próspero 2017".