jueves, 1 de diciembre de 2016

El Rey trata con Juncker la contribución de España a la construcción europea


MADRID.- Felipe VI ha recibido hoy en el Palacio de la Zarzuela, por segunda vez en su reinado, al presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, que visita Madrid para conocer al nuevo Gobierno y con quien ha tenido ocasión de abordar la contribución de España al proceso de construcción de la UE.

A la reunión ha asistido el nuevo ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, que en la anterior visita a la Zarzuela de Juncker, en marzo del año pasado, le acompañó en calidad de embajador de España ante la UE y a quien el presidente de la Comisión Europea ha saludado esta mañana en el Salón de Audiencias con una efusiva palmada en la espalda.
El jefe de gabinete de Juncker, Martin Selmayr, y la jefa adjunta Clara Martínez Alberola acompañaban al presidente de la Comisión Europea, que ha estrechado cordialmente la mano del Rey y ha intercambiado sonriente unas primeras palabras con don Felipe en tono distendido, mientras ambos posaban para las cámaras, antes de pasar al despacho oficial del monarca para celebrar allí la reunión.
En esta primera visita a España tras la formación del nuevo Gobierno, Juncker acudirá al Palacio de la Moncloa para entrevistarse con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y se reunirá más tarde con la presidenta del Congreso de los Diputados.
Esta misma semana, la Comisión Europea ha defendido que se doble hasta 500.000 millones de euros la capacidad del Fondo Europeo de Inversiones Estratégicas (EFSI), que es la principal herramienta del conocido como Plan Juncker y del que España es el cuarto mayor beneficiario, con 3.252 millones de euros recibidos hasta mediados de noviembre para infraestructuras y financiación de pymes.
Juncker viajó a Madrid por última vez a finales de octubre de 2015, cuando recibió el Premio Nueva Economía Fórum, en un acto presentado por Rajoy, siete meses después de la visita durante la que Felipe VI le recibió por primera vez como Rey en la Zarzuela.
Aquella audiencia tuvo lugar al día siguiente de la participación del presidente de la Comisión Europea en una cumbre sobre interconexiones energéticas junto a Rajoy, el presidente francés, François Hollande, y el entonces primer ministro portugués, Pedro Passos Coelho.
La primera reunión oficial de Felipe VI con Juncker se celebró en Bruselas el 15 de abril del año pasado, en el marco de una visita del nuevo monarca a las instituciones europeas en la capital belga.
Seis meses después, el 7 de octubre, volvieron a entrevistarse en Estrasburgo, después de que don Felipe tomara la palabra ante el pleno del Parlamento Europeo, reunido en sesión solemne para recibir aquel día al nuevo jefe de Estado español.

Felipe VI defiende la “hermandad ibérica” ante la Asamblea de Portugal


LISBOA.- "Cuanto mejor vaya Europa, mejor irán Portugal y España. Cuanto mejor marchen España y Portugal, mejor caminará Europa", proclamó este miércoles el Rey Felipe VI en un discurso pronunciado ante la Asamblea de la República portuguesa, donde apostó por la "concertación y hermandad ibérica" entre ambos países. 

En su discurso, una ocasión excepcional puesto que a lo largo de la historia sólo ocho jefes de Estado le han precedido en la tribuna del Parlamento luso, el monarca glosó todos aquellos aspectos en los que España y Portugal mantienen unas relaciones "sólidas" e "incomparables", como lo político, lo económico o lo cultural.
 Todos los diputados que asistieron al discurso del Rey aplaudieron el discurso del monarca español, salvo 17 parlamentarios comunistas y otros 19 del Bloque de Izquierdas.
Además de los 230 diputados portugueses, le escuchaba desde el palco de honor la Reina Letizia, con quien Felipe VI culmina este miércoles su primer viaje de Estado a Portugal, una visita que les ha llevado hasta Oporto, Guimaraes y, desde el martes, a Lisboa.
Su padre, el Rey Juan Carlos I, fue el primer jefe de Estado al que en 1989 se permitió dirigirse a la Asamblea en 80 años, y volvió a hacerlo en el año 2000. Por ello su hijo le recordó este miércoles en uno de los varios pasajes de su alocución leídos en portugués, al afirmar que como él volvía al hemiciclo “para reafirmar y renovar el mensaje de fraternidad entre los pueblos de Portugal y España”. Confesó además que había heredado de su padre su “amor” por la lengua portuguesa y su “interés fraterno” por la suerte de Portugal.
Tal y como manifestó el martes en la cena ofrecida a los Reyes de España por el primer ministro Antonio Costa, el compromiso con el proyecto europeo destaca como uno de los ejes de la relación entre ambos países, ya que, apuntó, “nuestro primer anhelo como españoles y portugueses es seguir siendo y construyendo vigorosamente Europa”. “Portugal y España mantenemos contactos permanentes para defender posiciones e intereses a menudo coincidentes respecto del cumplimiento de numerosas políticas comunitarias”, recordó también.
En la misma línea, el jefe del Estado español subrayó: “Nuestra concertación y hermandad ibérica nos sirven bien para adelantar nuestros respectivos intereses en el seno de la Unión y apoyarnos solidariamente en momentos de dificultad”. Entre estas “fortalezas mutuas” Felipe VI citó su participación en la OTAN -”Cuanto más libre y seguro sea el mundo, mejor irán España y Portugal”, manifestó-, así como su pertenencia a Naciones Unidas: “Cuanto más extendida y general sea la dignidad del ser humano, mejor nos irá a portugueses y españoles”, insistió.
También abordó la lucha contra el terrorismo, al remarcar el apoyo de los dos países a la coalición que combate al grupo Estado Islámico (EI), y explicó que “la tranquilidad de portugueses y españoles debe mucho al trabajo codo con codo de nuestras respectivas Fuerzas Armadas, Cuerpos de Seguridad y Servicios de Inteligencia en la lucha contra el terrorismo, la delincuencia y la inmigración irregular”.
No olvidó aludir al compromiso conjunto con Iberoamérica -”portugueses y españoles sabemos que cuanto más próspera sea Iberoamérica más próspera será nuestra común tierra ibérica”, apostilló- y consideró la semejanza entre sus dos idiomas como “una de las bases fundamentales de nuestra fuerza y singularidad”.
En el ámbito económico, además de recordar que los dos países han recuperado “la senda del crecimiento”, afirmó que España y Portugal quieren “convertir a la Península Ibérica en una alternativa rentable para el abastecimiento energético de Europa” con medidas como la creación del mercado ibérico del gas y la “dinamización” del mercado ibérico de la electricidad.
Cargado de emotividad y de palabras de afecto hacia el país que ha acogido a los Reyes de España durante tres días, Felipe VI, que había comenzado su discurso con agradecimientos en portugués, también lo concluyó en lengua portuguesa: “Quiero que sepan que como español, como Rey de España, mi corazón está con Portugal”.

lunes, 28 de noviembre de 2016

El Rey Felipe VI elogia la cooperación transfronteriza entre Portugal y España

OPORTO.- Oporto ha recibido con honores a los Reyes de España en su segunda visita de Estado al país vecino desde que iniciaron su reinado. Don Felipe y doña Letizia han llegado escoltados por una guardia a caballo hasta la plaza de la Libertad, engalanada para la ocasión con los colores de las banderas portuguesa y española, entre los aplausos de los centenares de portuenses que les aguardaban desde primera hora de la mañana. 

Allí han sido recibidos por el presidente luso Marcelo Rebelo de Sousa, quien invitó personalmente a Felipe VI el pasado marzo durante su toma de posesión.
Tras escuchar los himnos nacionales y mientras sonaban las salvas de honor, el Rey y el mandatario portugués han pasado revista a las tropas. A continuación, han entrado en el Ayuntamiento, donde ha tenido lugar el recibimiento municipal con una ceremonia que ha incluido la entrega de las llaves de la ciudad a Felipe VI. "Más que vecinos somos familia", ha destacado el alcalde de Oporto, Rui de Moreira, al dar la bienvenida a los Reyes.
El Monarca, que ha agradecido el gesto "como un símbolo de la generosidad y apertura de la ciudad hacia todos los que la visitamos", ha destacado la belleza y empuje de la ciudad y la creciente cooperación transfronteriza entre ambos países.

Desde la sede del consistorio, los Reyes se han trasladado a la Fundación Serralves donde han visitado la exposición sobre Joan Miró, que, según ha destacado Felipe VI, espera que sirva "para hacer aún más fuertes los lazos que unen a ambos países, para traer también nuestra mirada y sentimiento mediterráneos a este baluarte y gran puerto atlántico de Portugal".
Esta noche, serán agasajados con una cena oficial ofrecida por Rebelo de Sousa en el Palacio de los Duques de Braganza, en Guimarães, considerada la cuna de la nación lusa.
 Esta es la tercera visita de Estado de los Reyes, tras las realizadas a Francia y a México, en junio de 2015. Durante los diez meses de bloqueo político, Felipe VI restringió sus viajes oficiales y tuvo que suspender los programados a Reino Unido, Japón y Corea del Sur. Excepcionalmente, acudió a finales de octubre a Cartagena de Indias (Colombia) para la XXV Cumbre Iberoamericana y a la Asamblea General de Naciones Unidas en Nueva York, en septiembre. Pero ha sido ahora cuando ha retomado la actividad exterior tras el fallido viaje de este mes a Arabia Saudí, anulado en el último momento por la muerte del hermano del rey Salman.

El Rey elogia la "relación especial e intensa" con Portugal


El Rey Felipe VI y el presidente portugués, Marcelo Rebelo de Sousa, marcaron hoy el camino de la senda común que deben seguir las relaciones bilaterales entre España y Portugal, determinadas por una visión conjunta de futuro, basada según el monarca español en el respeto, la esperanza y el optimismo.
Ambos jefes de Estado se pronunciaron a favor de la continuidad y el refuerzo de unos lazos considerados excelentes a todos los niveles durante la primera jornada de la visita de Estado de los Reyes de España a Portugal, desarrollada en Oporto y Guimaraes y que en los dos próximos días continuará en Lisboa.
En una cena de gala en honor de Felipe VI y la Reina Letizia celebrada en el Palacio de los Duques de Bragança de Guimaraes, los discursos de los brindis sirvieron para hacer patente la determinación de Portugal y España por afrontar juntos el futuro.
Así, el Rey ubrayó el valor de una "relación especial e intensa" que se corresponde con dos sociedades "que se respetan, se quieren y miran al futuro con esperanza", y abogó por desarrollar estos estrechos vínculos siempre de manera optimista.
Además, aludió a los puentes de la vocación "mediterránea, europea, atlántica, africana y asiática" de Portugal y aseguró que "España se reconoce también en esas longitudes y latitudes y por ello concuerda con Portugal en dimensiones clave de la vida internacional".
Marcelo Rebelo de Sousa dijo que la visita de los Reyes demuestra "una amistad y una fraternidad cimentada por los siglos, superando divergencias, discordias o enfrentamientos del pasado" y afirmó que como "Estados hermanados en su riquísima diversidad interna", quieren ser "puentes entre Europa y todos los demás continentes".
Y aunque ratificó las ya "excelentes" relaciones bilaterales a todos los niveles, abogó por impulsarlas: "Queremos más y mejor", enfatizó ante 150 representantes de las principales instituciones lusas, de la economía, la sociedad y la cultura portuguesa.
Entre los invitados también había españoles residentes en Portugal, como el guardameta del Oporto, Iker Casillas, que junto a su esposa Sara Carbonero despertó gran expectación a su llegada al palacio construido en el siglo XV donde se ofreció el banquete.
La cena de gala culminó una jornada que había arrancado por la mañana en Oporto, con un solemne y vistoso recibimiento en la Plaza de la Libertad, ante el Ayuntamiento, que incluyó la escolta a los Reyes españoles de un escuadrón a caballo de la Guardia Republicana.
Tras recibir la Llave de la Ciudad de manos del alcalde Rui Moreira, Felipe VI se confesó impresionado por la transformación experimentada por Oporto en los últimos años.
También aludió al papel "clave" que el río Duero da a la cooperación transfronteriza, "que es creciente y ha transformado la relación entre las amplias regiones limítrofes de nuestros dos países de una manera muy sustancial", enfatizó.
El alcalde Moreira consideró que las relaciones entre España y Portugal son "familiares", más que de vecindad, y como gesto combinó en su discurso el portugués y el español, algo que también hizo el Rey Felipe e igualmente el presidente en la cena nocturna.
Al acto en el Ayuntamiento siguió una visita al Museo Serralves, siempre acompañados de su anfitrión, Marcelo Rebelo de Sousa.
Allí los Reyes de España contemplaron una exposición sobre el artista catalán Joan Miró, de cuya obra Felipe VI había dicho que esperaba que sirviera "para hacer aún más fuertes los lazos que unen a ambos países, para traer también nuestra mirada y sentimiento mediterráneos a este baluarte y gran puerto atlántico de Portugal".
Tras un almuerzo privado con el presidente de la República, Felipe de Borbón y su esposa se desplazaron por la tarde a Guimaraes para la cena, celebrada en un enclave de gran valor simbólico porque está considerado la cuna de la nación portuguesa.
El programa de este martes proseguirá en Oporto con una visita a la Universidad y un almuerzo con el alcalde y empresarios en el Palacio de la Bolsa; continuará por la tarde, ya en Lisboa, en el Ayuntamiento de la capital.
Se trata del tercer viaje de Estado del reinado de Felipe VI tras el que realizó junto a la Reina Letizia a Francia y México, y el primero con el nuevo Gobierno; de hecho, el nuevo ministro español de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, les acompaña por vez primera fuera de España

viernes, 18 de noviembre de 2016

Suárez evitó un referéndum sobre la Monarquía porque las encuestas eran contrarias

MADRID.- El expresidente del Gobierno Adolfo Suárez admitió durante una entrevista en 1995 que se planteó convocar un referéndum específico sobre la Monarquía, pero que no lo hizo porque las encuestas que manejaba daban ventaja a los partidarios de una república, algo que no deseaba.

En una conversación hasta ahora inédita con la periodista Victoria Prego que este vienes emite La Sexta, Suárez, considerado como el gran impulsor de la Transición, admite que los líderes extranjeros presionaban para que se celebrase un referéndum y explica que era Felipe González el que les aconsejaba que lo hicieran.

La confesión de Suárez tuvo lugar durante una entrevista para la televisión, pero en un aparte. De hecho, el expresidente llega a tapar el micrófono con la mano para que no quede grabado, aunque no lo consigue. Esa parte, en cualquier caso, no ha sido emitida hasta ahora.

"La mayor parte de los jefes de Gobierno extranjeros me pedían un referéndum sobre monarquía o república", asegura en esa conversación Suárez. "Claro, y eso era peligrosísimo en ese momento", argumenta, y revela: "Hacía encuestas y perdíamos".

Por eso, buscó la fórmula de evitar el referéndum y la encontró en la Ley para la Reforma Política, aprobada en referéndum el 15 de diciembre de 1976. "Yo metí la palabra Rey y la palabra monarquía en la Ley... y así dije que había sido sometido a referéndum ya", admite el expresidente.

El Rey está desnudo / Ramón Cotarelo *

La modernidad llegó por fin a San Pedro de los Aguados, si señor. Como en los mejores tiempos del Invicto, paralizaron todo el centro de Madrid, hicieron una parada militar y se constituyeron solemnemente mientras los ciudadanos se buscaban la vida en el endemoniado lío de tráfico. A lo mejor es cosa de llevarse las Cortes completas a la Casa de Campo, ¿por qué no? O, si se dejan donde están, inaugurar las legislaturas por lo civil, sin pompa y circunstancia, que suelen ser caras, engorrosas y aburridas. Y se prestan a unas arengas ampulosas repletas de vulgaridades y de ambigüedades, si no directas mentiras.


El discurso del Rey fue el discurso de Rajoy. Punto por punto. Y con sus mismas expresiones. El monarca se declara comprometido con los principios del "régimen constitucional" que él encarna: "soberanía nacional, separación de poderes y Estado de derecho". Nada de eso es cierto, sino ficticio: la soberanía nacional hacia fuera es inexistente y hacia dentro, problemática; la separación de poderes en la pasada legislatura no existía y en la presente todavía queda la fuerte relación entre el poder judicial y el TC con el gobierno. En cuanto al Estado de derecho, una quimera.

En todo caso, esa parte del real perorar es el equivalente al exordio en el discurso. Lo bueno viene después, en la exposición o narración, que es un relato de la España contemporánea desde la transición en los términos hagiográficos de costumbre, sin mencionar siquiera la cuestión de la memoria histórica. El relato de la derecha, al final del cual siempre hay alguien diciendo eso de que "algunos solo se acuerdan de sus padres..., etc.". Hay que mirar el futuro, dice el Rey porque España es una gran nación, término habitual en las apagadas soflamas de Rajoy.

En la subsiguiente argumentación, el Rey se precia del Estado del bienestar en España y aspira a que la corrupción pase a la historia. Los cortesanos se hacen cruces del valor real al mencionar dos temas que se suponen incómodos para el el gobierno. Ni de lejos. Rajoy ataca con su ojo derecho el Estado del bienestar que defiende con el izquierdo, el que guiña. Y en cuanto a la corrupción es ya el abanderado de la iniciativa de convertir la corrupción en historia. Comparte esa honra con Rita Barberá, que ayer se paseaba por el Parlamento, feliz de encontrarse en casa. El Rey dice ser neutral, pero su voz es la del presidente del gobierno autofelicitándose.

En la peroración el Rey se ha deshecho en alabanzas a la infinita variedad y diversidad de España y sus Comunidades Autónomas y la firme voluntad de seguir todos juntos mientras cultivamos nuestros respectivos jardines. España en singular, esa que, en hallazgo feliz del perorante, "no puede negarse a sí misma". No, claro, ni España ni mi gato. ¿Y no hay aquí cierta alegría en reconocer demasiada diversidad y variedad que alimentará las pretensiones nacionalistas que SM no ha mencionado?

No haya miedo. El Rey sabe el terreno que pisa. Lo dice claro, aunque con retorcida sintaxis: "España (...) de la que el Rey, como Jefe del Estado, es símbolo de su unidad y permanencia". Y lo dice al principio. Mucho ojo, que este es como los anteriores, vacío pero mal intencionado.
(*) Catedrático emérito de Ciencia Política en la UNED

martes, 25 de octubre de 2016

El Rey ve adecuado abordar ahora una reforma de la Constitución

MADRID.- El Rey ha indicado al portavoz de Compromís en el Congreso, Joan Baldoví, que no hay que tener miedo a la reforma de la Constitución de 1978 y no ve ningún problema a que se trate este asunto con sentido común, según ha explicado el diputado valenciano tras ser recibido en el Palacio de la Zarzuela.

En declaraciones en el Congreso, Baldoví ha explicado que, cuando departía con el Jefe del Estado sobre la situación de Cataluña y los retos de la nueva legislatura, el propio Felipe VI ha mencionado la reforma de la Constitución para dejar claro que no hay que dramatizar los debates y que no hay que tener miedo a abordar este asunto "con sentido común".
"El Rey ha dicho que a veces hay que desdramatizar los temas, siempre desde el sentido común --ha señalado--. No hay que tener miedo a abordar la reforma".
La reforma constitucional también fue abordada cuando Felipe VI recibió este lunes al portavoz de la antigua Convergència (CDC), Francesc Homs, según relató él mismo. Y el diputado independentista precisó que no fue él quien sacó el tema, pues no cree que la reforma de la Constitución española sea una solución para Cataluña, con lo que dio a entender que fue el propio Jefe del Estado.
En la conversación en Zarzuela con Compromís, siempre según el relato de Baldoví, se ha hablado también de la posibilidad de modificar el sistema de elección del presidente del Gobierno para evitar situaciones de bloqueo como las vividas estos meses, como por ejemplo importando el modelo del País Vasco que no permite votar en contra del aspirante a lehendakari y sólo deja poner un candidato alternativo.
El Rey ha reanudado esta mañana con el portavoz de Compromís en el Congreso la segunda ronda de consultas políticas de la actual legislatura, tras la que decidirá hoy si propone a Mariano Rajoy como candidato a la Presidencia del Gobierno.
A diferencia de anteriores visitas a la Zarzuela, el diputado de Compromís ha acudido esta vez con traje y corbata a su encuentro con don Felipe en el Salón de Audiencias, donde ha saludado al jefe del Estado con su habitual "Hola, ¿qué tal?" y a quien ha dirigido algún comentario informal mientras ambos posaban para los medios gráficos antes de pasar al despacho oficial del Monarca.
Baldoví, que representa en esta audiencia a los nueve diputados de la candidatura A la Valenciana (Compromís, Podemos y EUPV), lamenta que el PSOE haya optado por dejar que Rajoy sea jefe del Ejecutivo y tras la ronda de consultas anterior sostuvo que cualquier posibilidad de pacto que le impidiera continuar en la Presidencia del Gobierno "sería sano e higiénico para este país".
En la rueda de prensa posterior al encuentro con el Rey, el portavoz de Compromís en el Congreso ha defendido la legitimidad de la investidura de Mariano Rajoy aunque no le guste y ha señalado que son los ciudadanos quienes tienen que evaluar si los partidos cumplen lo que prometieron en sus respectivos programas electorales.
"Será legítimo aunque a mí no me guste", ha insistido Baldoví en la rueda de prensa que ha ofrecido en el Congreso tras reunirse con Felipe VI.
El líder de Compromís ha anunciado que su formación se reunirá esta tarde para decidir si secunda o no la movilización que Rodea el Congreso ha convocado el día de la investidura y ha afirmado que el Rey tiene intención de abordar el tema con el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias.
Baldoví ha transmitido al Rey que su partido no quiere perder "el contacto con la calle", pero tampoco renunciar al papel que tiene en las instituciones, porque en ellas es dónde se pueden abordar las cuestiones que afectan a la ciudadanía.
"Compromís nunca renunciará al papel que tenemos en las instituciones porque podemos hacer que cambie el (Boletín Oficial del Estado) BOE, que es donde aparece lo que afecta a los ciudadanos", ha señalado.
Tras Baldoví, Felipe VI se ha reunido con el líder de En Comú Podem, Xavier Domènech, quien ha expuesto a Felipe VI su visión sobre el escenario político.
Domènech ha dedicado la mayor parte de la reunión a tratar el problema de la situación de Cataluña, un asunto que según ha manifestado es motivo de preocupación para el jefe del Estado.
"Se ve que le preocupa porque si no no habríamos hablado tanto rato de esto. A mí también me preocupa", ha declarado en rueda de prensa en el Congreso.
Además de la crisis institucional con Cataluña, ambos han abordado la posible reforma de la Constitución, aunque esta cuestión de manera menos detallada que en otras ocasiones, ha explicado, ya que es la quinta vez que el diputado catalán acude a Zarzuela dentro de una ronda de consultas del Monarca.
La "construcción de un nuevo espacio político en Cataluña", ha sido así, según Domènech, una de las principales cuestiones tratadas en un encuentro que por otro lado ha servido para que el Rey constatara la oposición de la formación catalana a investir a Rajoy.
Al Rey le ha explicado su posición favorable al reconocimiento del "derecho a decidir" y al referéndum catalán, pero ha preferido dejar "en el ámbito de la reserva" que se pide a los interlocutores de Felipe VI las opiniones que pudiera tener el jefe del Estado al respecto.
Xavier Domènech también ha expuesto a don Felipe su percepción sobre el alcance de la abstención del PSOE que facilitará la investidura de Mariano Rajoy.
Con la ayuda de Ciudadanos, entiende que se ha conformado una "gran coalición" que no dará sus votos "gratis" porque tendrá "un precio enorme para la ciudadanía" y ha expresado su temor de que cuando arranque la legislatura ambos partidos apoyen los "recortes" del PP, el "gran agujero negro del sistema político del Estado".
Frente a ello, le ha explicado que su grupo va a construir, desde la oposición, "un muro clarísimo al PP de la Gürtel, la desigualdad y la corrupción", una oposición "contundente y también responsable".
También ha incidido en que debe abrirse un "proceso constituyente" ante la gran "crisis de legitimidad" que a su entender padece el sistema y que se demuestra con esa "salida en falso" que representa la llamada "gran coalición".
Domènech ha explicado que su grupo no ha decidido aún si acudirá a la manifestación "Rodea al Congreso" que convocada para el día de la investidura, en la que su misión, ha recordado, es "votar no a Rajoy", y ha restado importancia al hecho de que sus promotores consideren "ilegítimo" un nuevo Gobierno del líder del PP.
Ha dicho que "más allá de los calificativos" lo cierto es que los ciudadanos votaron pensando en unos compromisos que dos partidos como Ciudadanos y PSOE "han incumplido claramente"; "no cumplir los compromisos se puede decir de muchas maneras", ha añadido.
Al hilo de esta reflexión, ha admitido que esto puede contribuir a "generar rechazo y protesta" y el aumento de la conflictividad social que auguraba ayer el líder de IU, Alberto Garzón, tras su reunión con el Rey.
De hecho, el parlamentario catalán opina que es lógico que vayan a incrementarse las protestas, porque lo raro sería lo contrario, ha señalado que para él es "bueno" y "positivo" que esto ocurra y ha recordado que las protestas sociales "tienen una lógica propia y vida propia" más allá de que lo que opinen los políticos.
Domènech ha acudido a la Zarzuela por primera vez sin chaqueta, con camisa azul oscura arremangada, vaqueros y botas deportivas, y ha estrechado muy cordialmente la mano de don Felipe en el Salón de Audiencias, donde el Monarca ha posado brevemente con él antes de invitarle a pasar a su despacho para mantener allí la reunión.

miércoles, 12 de octubre de 2016

Los Reyes de España presiden en Madrid, pese a la lluvia, el Desfile Militar del Día de la Fiesta Nacional


MADRID.- Los Reyes de España, acompañados por sus hijas, la princesa Leonor y la infanta Sofía, presidieron este miércoles un desfile militar con motivo del Día de la Fiesta Nacional muy deslucido por la lluvia que ha estado cayendo durante toda la mañana en Madrid. Se trata del primer desfile que se celebra con un Gobierno en funciones y sin líder de la oposición.

El Ministerio de Defensa se ha visto obligado a modificar el programa previsto y reducir el número de aeronaves que participaron en el desfile aéreo a los cazas y la patrulla Águila, que ha dibujado en el cielo los colores de la bandera de España.
Los Reyes han llegado sobre las 11 de la mañana a la Plaza de Neptuno, donde han sido recibidos por el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, el ministro de Defensa, Pedro Morenés, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, y la primera teniente de alcalde de Madrid, Marta Higueras.
El Rey ha llegado ataviado con el uniforme de capitán general del Ejército de Tierra acompañado de la reina Leticia y las infantas Leonor y Sofía.
A su llegada se ha escuchado el himno nacional y una batería de la Guardia Real ha rendido honores al monarca, que ha pasado revista a la tropa.
Los Reyes se han dirigido a la tribuna de autoridades, donde ha saludado a los presidentes de Congreso y Senado, a los ministros del Gobierno y a los presidentes de las comunidades autónomas que han acudido al desfile con motivo de la Fiesta Nacional. Este año no han asistido los presidentes de las comunidades de Cataluña, País Vasco y Navarra.
El presidente de la Comisión Gestora del PSOE, Javier Fernández, se ha situado junto con los presidente autonómicos en su condición de presidente de Asturias, mientras que el lugar reservado tradicionalmente para el líder del PSOE ha sido ocupado en esta ocasión por el portavoz del grupo parlamentario PP en el Congreso, Rafael Hernando. A su lado estaba el portavoz del Grupo Socialista en el Congreso, Antonio Hernando, y a continuación se ha situado el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera.
A continuación se ha procedido al izado y homenaje de la bandera nacional y también se ha homenajeado a los que dieron su vida por España. Una vez terminado ha dado comienzo el desfile aéreo y terrestre.
Por otra parte, el Ministerio de Defensa ha programado en las instalaciones militares numerosas actividades para la celebración de este día, como exposiciones, jornadas de puertas abiertas y conciertos.
Asimismo los 16 museos estatales dependientes de la Dirección General de Bellas Artes tienen hoy entrada gratuita y horarios extraordinarios.

Himno nacional de España

El Rey acudirá a la Cumbre Iberoamericana pese a que podría coincidir con la investidura

MADRID.- El Rey Felipe VI encabezará la delegación española en la próxima Cumbre Iberoamericana de Cartagena de Indias (Colombia) los días 28 y 29 de octubre aunque la cita coincida con un eventual debate de investidura, han confirmado fuentes de la Casa del Rey.

El monarca ha anunciado este martes que abrirá una ronda de consultas con los partidos políticos los días 24 y 25 de octubre para comprobar si es posible nombrar un candidato a la investidura o, de lo contrario, se convocan de nuevo elecciones.
Si de las consultas se concluye que el líder del PP, Mariano Rajoy, está en condiciones esta vez de sacar adelante la investidura, el jefe del Estado le propondrá y la presidenta del Congreso, Ana Pastor, habrá de convocar con carácter inmediato un debate de investidura, dado que el plazo para evitar una nueva convocatoria electoral expira el 31 de octubre.
Eso quiere decir que ese eventual debate de investidura coincidirá en fechas con la celebración de la Cumbre Iberoamericana, lo que prácticamente haría imposible que Mariano Rajoy estuviera presente en Cartagena de Indias.
En circunstancias normales, son el Rey y el presidente del Gobierno quienes representan a España en las Cumbres Iberoamericanas que se vienen celebrando desde 1991, a partir de una iniciativa impulsada por España y México.
En cuanto al Rey, no se precisa su presencia en España durante el debate de investidura, pero sí después. Finalizado el debate de investidura, la presidenta del Congreso debe reunirse físicamente con el monarca para comunicarle formalmente el resultado de la votación y, en su caso, llevarle el real decreto de nombramiento de Rajoy como presidente del Gobierno, que ha de firmar el jefe del Estado.
Este encuentro formal entre el Rey y la presidenta del Congreso no tiene por qué celebrarse el mismo día en que termina el debate de investidura. De hecho, en las dos investiduras fallidas anteriores (primero la de Pedro Sánchez y después la de Mariano Rajoy) transcurrieron 48 horas desde la votación hasta la comunicación formal al monarca, dado que la votación tuvo lugar un viernes por la noche.
En esta ocasión, Felipe VI tiene previsto estar de regreso en España el domingo 30, por lo que ese mismo día podría recibir a Ana Pastor en el Palacio de la Zarzuela y firmar el real decreto de nombramiento del presidente del Gobierno, que se publicaría en el Boletín Oficial del Estado el 31 de octubre, justo cuando expira el plazo para evitar las terceras elecciones.
No obstante, lo que dice literalmente la Constitución es que en el plazo de dos meses desde la primera votación de investidura tras unas elecciones debe haber un candidato que haya obtenido la confianza de la Cámara, no que su nombramiento se publique en el BOE. Una vez que el nombramiento del jefe del Ejecutivo se publique en el BOE, podrá jurar o prometer el cargo ante el monarca.
La comunidad iberoamericana se ha dirigido este martes al Rey durante el almuerzo ofrecido a los miembros del Patronato del Instituto Cervantes y los embajadores iberoamericanos en el Palacio Real de Aranjuez, que no se usaba para un acto de los Reyes desde 2004.
En el 25 aniversario del Instituto Cervantes y el cuarto centenario de la muerte de Miguel de Cervantes, el Rey ha querido resaltar la labor que este centro hace no solo a favor del idioma español, sino en el estrechamiento de las “relaciones entre las naciones de lengua española”.
“El Instituto fue una iniciativa y una creación de España, pero progresivamente, sobre todo en los últimos años, se ha ido convirtiendo en una verdadera institución panhispánica”, ha puesto en valor.
Prueba de ello, ha dicho, es que los centros del Cervantes en todo el mundo acogen actividades del conjunto de los países hispanohablantes, que ya constituyen más del 60 por ciento del total de las realizadas-
Y no solo eso. El monarca ha recordado el reciente diploma de español (SIELE) constituido conjuntamente por el Cervantes, la Universidad Nacional Autónoma de México, la Universidad de Salamanca y la Universidad de Buenos Aires.
“De este modo, en paralelo con políticas que se conciertan en las Cumbres Iberoamericanas de jefes de Estado y de Gobierno, el Instituto Cervantes trabaja día a día en ese mismo sentido iberoamericanista“, ha continuado el monarca, que ha brindado porque esta acción mancomunada “sea cada vez más rica y eficaz”.

Así será hoy el desfile del Día de la Fiesta Nacional

MADRID.- Los Reyes presidirán hoy los actos centrales del Día de la Fiesta Nacional, que este año se celebran por primera vez con un Gobierno en funciones. En la tercera ocasión que Don Felipe preside el desfile, participarán unos 3.500 militares y guardias civiles, 43 vehículos y 59 aviones.

Los actos comenzarán a las 11.00 horas con la llegada de los Reyes a la madrileña plaza de Cánovas del Castillo. Tras los preceptivos honores militares, el Rey pasará revista al Batallón de Honores, para a continuación saludar, junto con la Reina, al resto de autoridades asistentes al desfile.

A continuación tendrá lugar el izado de la bandera española y el homenaje a todos aquellos que dieron su vida por España, que concluirá con un vuelo de la Patrulla Águila, que teñirá el cielo de la capital con los colores de la enseña nacional. 

En el acto estarán presentes el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, los ministros en funciones, los presidentes del Congreso de los Diputados y del Senado, presidentes autonómicos y otras autoridades nacionales, autonómicas y locales.

Desfile

Posteriormente comenzará el desfile, cuya vertiente aérea contará con la participación de aviones del Ejército del Aire, Armada y Guardia Civil, así como helicópteros de los tres ejércitos y del Instituto Armado. 

Entre los aviones que desfilarán figuran los Hércules que participan en misiones internacionales en el continente africano, el «P-3 Orión» en la misión «Eunavformed», de lucha contra el terrorismo en el Mediterráneo, y en la «Atalanta», de lucha contra la piratería en el Índico, los «Eurofighter» y «F-18» encargados de la defensa y control del espacio aéreo de soberanía nacional, el «Airbus A310» y los «Falcon 900» que participan en el transporte de autoridades y la proyección estratégica, las aeronaves que combaten los incendios y las de vigilancia marítima.


También se podrán ver los dos «NH-90 Caimán» que el Ejército de Tierra acaba de estrenar, los «‘Tigre» y «Chinook», así como los «Puma» y «Super Puma» del Ejército del Aire. El sobrevuelo de la Patrulla Águila con los colores de la bandera nacional pondrá el punto final al desfile aéreo.

En tierra

El desfile terrestre estará encabezado por la sección de motos de la Guardia Real. A continuación desfilará la Unidad de Veteranos de las Fuerzas Armadas y la Guardia Civil. En ella se integrarán cinco militares con discapacidad de la Asociación Española de Militares y Guardias Civiles con Discapacidad (Acime), seguidos de la Unidad de Reservistas Voluntarios. 


En el desfile terrestre no se verán ni acorazados ni carros de combate como viene siendo habitual desde que se aplicaron los primeros recortes en 2011, pero sí marcharán cuatro agrupaciones a pie del Ejército de Tierra, la Armada, el Ejército de Tierra, la Guardia Civil, la Unidad Militar de Emergencias (UME) y la Guardia Real. 

Después del saludo de los Reyes a las autoridades militares responsables y participantes en el desfile y su despedida, se arriará la bandera alrededor de las 13.00 horas. Posteriormente, los Reyes ofrecerán una recepción en el Palacio Real.

El acto será retrasmitido en directo por TVE a partir de las 10:45 horas.

martes, 30 de agosto de 2016

Vacaciones de dolce vita para Felipe y Letizia / Jaime Peñafiel *

No sólo nos han tomado el pelo sino que, además, nos han engañado. Después de que Felipe declarara que las vacaciones de este año iban a ser atípicas por la grave y crítica situación del país, han resultado ser tan misteriosas como las de todos los veranos.

En la columna de la semana pasada, calificábamos las vacaciones como “el bucle del desatino”. Lo escribíamos sin saber lo que estaban tramando pero sospechándolo. “Las vacaciones en paraísos recónditos, que tanto gustan a Letizia, esperan mientras el verano se deja morir. Nunca sabremos donde están o dónde han estado”.

Todo ha sido un completo paripé. Acudiendo al cine Renoir de Madrid, con luz y taquígrafos, intentado engañar al personal y, por supuesto, a la prensa haciendo creer que se quedaban en Madrid sin vacaciones. Como el Rey había anunciado.

Pero conociendo como ya conocemos demasiado a Letizia y sus misteriosas desapariciones veraniegas, algunos no lo creímos. No se sabía que, al día siguiente de aquella noche, desaparecerían. Letizia y las niñas por un lado y Felipe por otro, para reencontrarse en Croacia, en la costa del Adriático, uno de los lugares más exclusivos y elegantes de Europa que hacen la competencia a España, concretamente a Baleares. ¡Menuda publicidad en detrimento de Mallorca!

Allí, ¿en Splitz?, ¿en Dubrovnik?, embarcaron en una goleta, alquilada por 37.000 euros más 550 euros por persona.

Durante una semana, la Familia Real no estuvo en La Zarzuela sino disfrutando, según el programa “Sálvame” de Telecinco, de la “Dolce Vita”, nombre del lujoso velero en el que han recorrido la Costa de Dalmacia, en el mar Adriático, salpicado de bellísimas islas.

“Prefirieron Croacia a los Juegos Olímpicos”, titulaba Nuria Tiburcio su información. Yo diría que prefirieron Croacia a Mallorca. Al menos, Letizia.

Para disimular, como hicieron antes de desaparecer acudiendo al cine, al regreso se dejaron ver, también con luz y taquígrafos, en el restaurante “La Lonja del Mar”, próximo al Palacio Real, como si no hubiera pasado nada.

Pero el yodado color de los dos, les delataba a pesar de la barba que se ha dejado Felipe durante la singladura croata.


(*) Periodista


domingo, 28 de agosto de 2016

Las principales facciones en la batalla por el planeta Tierra y su estado actual / Benjamin Fulford *

La batalla en curso por el control del sistema financiero, y por lo tanto el control sobre el proceso de decidir lo que nosotros, como especie, vamos a hacer en el futuro, está llegando a un clímax. Por esta razón, éste podría ser un buen momento para ver quiénes son los actores principales y cuál es su posición.

En primer lugar, echemos un vistazo a la facción jázara / nazi que tomó el control de Europa, Japón y los Estados Unidos tras el ataque de falsa bandera del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York.

Esta facción está dirigida por George Bush padre, David Rockefeller y sus lacayos. Su plan era reducir la población mundial en un 90% por medio del hambre, la enfermedad y la guerra. Buena prueba de ello ha sido proporcionada a varias agencias de policía, militares y de inteligencia de todo el mundo.

Ya que la toma del poder nazi de los Estados Unidos se completó con la elección robada por George Bush Jr. en el año 2000, el gobierno de los Estados Unidos ha tratado de asesinarnos a través de la liberación de armas biológicas incluyendo SARS, la gripe aviar, el Ébola, etc.

La verdadera razón por la que querían matar al 90% de la población era que tenían miedo de perder el control sobre el planeta, ya que grupos como los chinos, los musulmanes y los hindúes, que no estaban bajo su control, crecieron en población y en poder.

Los hicsos adoran a un ser con cara de cabra con una cola bifurcada conocida a través del tiempo por nombres tales como Set, Baal, Marduk, Lucifer, Satanás, etc. También practican sacrificios humanos, a veces a gran escala, tal como una Guerra Mundial hecha a propósito mediante ingeniería (social y política). Probablemente no hay más de un millón de miembros de este grupo, pero ocupan posiciones de control en muchas instituciones de gobierno, las finanzas, la religión, los medios de comunicación, etc en todo el mundo. Muchos de ellos son etiquetados erróneamente como judíos. Para proteger a las personas inocentes, los llamamos la mafia jázara. Los principales miembros de este grupo ahora tienen puesta una recompensa por cada una de sus cabezas y sus nombres se han enumerado públicamente.

Las principales facciones opuestas a este grupo en el mundo occidental son los cristianos, miembros de la fe judía que adoran a Jehová, así como ateos que creen sólo en la Regla de Oro (Trata a los demás como te gustaría que te tratasen a tí).

Los miembros de la élite de este grupo trataron de detener la masacre planificada de “comedores inútiles” proponiendo un impuesto sobre el carbono para recaudar fondos para pagar a los países pobres para preservar y ampliar sus bosques. Las principales personas detrás de la facción del calentamiento global eran miembros de familias aristocráticas y reales europeas que apoyaron al cristianismo en contraposición a los ideales satánicos. Se perdió la lucha por el poder en 2000, cuando le robaron las elecciones presidenciales a su hombre, Al Gore. El principal problema con este grupo fue que crearon una mentira sobre el calentamiento global causada por el carbono para promover su impuesto. Su sistema de comercio de carbono también estaba plagado de fraude.

No obstante, este grupo tiene un poder considerable ejercido a través de la parte no satánica de los masones junto con la parte de la Iglesia Católica que no había sido tomada por los satanistas. Este grupo logró sustituir al Papa Benedicto XVI en 2013. Su sustituto, Francisco, de inmediato comenzó a purgar la Iglesia Católica de pedófilos, limpiado el banco del Vaticano y llegó a acuerdos con Cuba y Colombia para detener el flujo de dinero de la droga a la facción de Bush / nazi de la CIA. Se habla de la participación de Francisco en la guerra sucia en Argentina, pero hasta ahora sus acciones demuestran que está tratando de hacer el bien.

Sin embargo, el grupo de liderazgo que puso en el poder a Francisco sigue presionando para dominar el mundo a través de un impuesto sobre el carbono controlado y recaudado en secreto por ellos. Ellos no van a tener éxito con este tipo de fraude, ya que se basa en mentiras y sigue siendo fraudulento.

El grupo detrás de Francisco también está presionando para que Donald Trump sea elegido Presidente de los Estados Unidos. Si tienen éxito, Trump comenzará arrestando a muchos de los principales jefes de la mafia jázara dentro de los EE.UU..

Trabajando en armonía con estas fuerzas está el Rojo y el Azul de Asia y sus aliados de la Sociedad Dragón Blanco.

El Rojo y el Azul se remontan, según su propia versión, a las organizaciones creadas por Mozi (?) alrededor del año 450 antes de Cristo. Estos grupos se aliaron en la década de 1700 con los restos de la burocracia Ming, el ejército y la marina de guerra en una lucha para derrocar a los conquistadores manchúes de China. Después de muchos intentos fallidos sangrientos, finalmente tuvieron éxito en 1911 cuando derrocaron al último emperador. Este grupo luego estuvo prácticamente inactivo.

Sin embargo, volvieron a estar en guerra total recientemente después de que encontraron pruebas de que el régimen de Bush había estado difundiendo el arma biológica SARS en un intento de matar a los pueblos de Asia. También conocieron los planes genocidas de los jázaros cuando grabaron varios sucesos en Bohemian Grove tras llegar al poder Bush Jr. Al Rojo y el Azul se les unió más tarde la familia de dragones, que es una confederación de las antiguas familias reales del mundo.

Cuando los asiáticos buscaron aliados en Occidente en su lucha contra los jázaros se formó la Sociedad del Dragón Blanco. La SDB es una coalición que tiene sus raíces en las antiguas tradiciones de Occidente que apoyaban hacer buenas obras de todo tipo.

Estos caballeros blancos fueron los responsables de cosas tales como la Carta Magna, la democracia, la caballerosidad, la protección de los débiles y los pobres y la necesidad de luchar, si es absolutamente necesario, para proteger todo lo que es correcto y decente. Los miembros del SDB están ahora en el control de la mayor parte del complejo industrial militar de Estados Unidos con excepción de los mercenarios al servicio de la mafia nazi de Bush / Clinton. El SDB trabaja en conjunto con los servicios de seguridad rusos, los servicios secretos británicos, los masones, las sociedades secretas musulmanes reales (en oposición a los falsos musulmanes que financian a los terroristas de ISIS), las sociedades secretas japonesas, los Illuminati, la nobleza blanca italiana, las familias reales de Europa, varias sociedades de artes marciales, etc, etc.

Los jázaros ahora se han reducido a unos pocos focos de mando en Washington DC, Nueva York, Arabia Saudita, Israel y algunos estados delincuentes.

Si los asiáticos y sus aliados del SDB dan un fuerte impulso podría ser el final del juego para los jázaros y su antiguo régimen de terror y de esclavitud tan pronto como este mismo año. Poner fin a su mandato sería uno de los eventos más importantes en la Historia humana durante los últimos miles de años. Podría conducir a la paz mundial y a una era de prosperidad sin precedentes.

La campaña de otoño de este año será una de las más importantes, sin embargo, en esta larga guerra híbrida para el control del planeta. Esta vez una victoria real y total es una posibilidad muy realista. Si todo el mundo hace su parte seremos capaces de iniciar pronto una nueva era, una era dorada, una era de asombro.


 (*) Periodista


https://benjaminfulfordcastellano.wordpress.com/

Otra investidura inútil / Pablo Sebastián *

Lo hemos dicho varias veces en estas páginas y lo vamos a repetir: el Rey no debe nombrar candidato a la investidura para la formación de un Gobierno a ningún dirigente político que no tenga previamente asegurado el apoyo mayoritario del Congreso de los Diputados.

Ni ningún dirigente o líder de un partido debe solicitar al Jefe del Estado su nominación para intentar ser investido, como lo hizo Pedro Sánchez en la anterior legislatura, si antes no tiene asegurados los apoyos parlamentarios pertinentes. Como tampoco es correcto ni suficiente, ni obligatorio legal y constitucionalmente, que el ganador de las elecciones se deba presentar a la investidura sin tener a su favor los escaños suficientes para ser investido Presidente del Gobierno.

El no aceptar estas premisas de pura lógica democrática por parte del Rey y de los dirigentes políticos del país -especialmente por el PSOE que forzó su inútil presencia en las Cortes y que ha empujado a Rajoy a imitarle en el error-, nos ha conducido a esta lamentable situación política española y a la pérdida de un tiempo precioso donde se han incluido una repetición electoral camino de unos terceros comicios generales.

Sánchez se ha equivocado en todo, convencido de que así lograra seguir unos meses más al frente del PSOE, y Rajoy se equivocó al pensar que su pacto con C’s ablandaría las posiciones negativas de los socialistas. Y el resultado negativo de ello lo tendremos a la vista a lo largo de esta semana y todo apunta que para confirmar el nuevo fracaso institucional del país que incluye serios riesgos para todos los españoles.

Y una pública fractura política, ideológica y social como la que ahora se va a escenificar en un agrio debate de investidura -donde unos hablaran de la necesaria estabilidad del país y otros de la corrupción- que romperá mas puentes de los ya destruidos y dejara a España en evidencia ante la UE y los mercados internacionales y al gobierno en funciones en situación de máxima debilidad frente al nuevo embate del desafío secesionista catalán.

Después de la fracasada investidura de Sánchez se ha vuelto a repetir el mismo error: nominar un candidato a la investidura sin apoyo suficiente. Y cabe imaginar que esa situación no volverá a repetirse por tercera vez, haya o no terceras elecciones, porque esta vez el Rey Felipe VI deberá asumir con firmeza su función moderadora y,antes de nominar candidato a la investidura, deberá tener confirmadas las garantías suficientes para que el aspirante triunfe en la votación. Y si eso no es así y se produce un tercer fracaso de investidura entonces en España pasaremos de una crisis institucional a una crisis de Estado que tampoco conviene descartar.


(*) Periodista


jueves, 4 de agosto de 2016

El Rey se equivocó por segunda vez / Juan Francisco Martín Seco *

El PP no tiene razón cuando manifiesta que debe gobernar la lista más votada, y están en lo cierto por tanto aquellos que desde las filas socialistas, o sus adláteres, le contestan que estamos en un sistema parlamentario y que alcanza la Presidencia de Gobierno aquel que logra en el Congreso una mayoría absoluta o simple (según sea en la primera o en la segunda vuelta). 

Pero precisamente por eso no se entiende que Pedro Sánchez se empeñe, tanto en esta como en la pasada legislatura, en hablar del tiempo de Mariano Rajoy, y que dedique la totalidad de la rueda de prensa convocada para dar cuenta de su entrevista con el Rey, a requerir una y mil veces al Presidente en funciones su obligación institucional y constitucional -le faltó decir teológica- de presentarse a la investidura, dando también por supuesto que era obligación del Monarca designarle como candidato. Y todo ello al mismo tiempo que se ratificaba con contundencia en su voto negativo, sin dejar el mínimo resquicio a la abstención, única posibilidad que tiene Mariano Rajoy de alcanzar la investidura. Lo de los independentistas es una broma de mal gusto que no se la creen ni quienes lo proponen.

Parece que el único objetivo de Pedro Sánchez consiste en conseguir que Mariano Rajoy pase por el trance de una sesión de investidura de antemano perdida, sin que le importe demasiado la formación de Gobierno; quizá por eso, mientras reiteradamente insistía en lo que tenía que hacer el Presidente del PP, no dijo una sola palabra de lo que pensaba hacer él para que se forme Gobierno, una vez que la negativa del PSOE a abstenerse bloquea toda posibilidad de que Mariano Rajoy sea investido. Es decir, contestar a lo que le preguntaban una y otra vez los periodistas y que es lo que interesa a los españoles, si va a intentar, tal como le han solicitado algunos de los suyos, un Gobierno con Unidos Podemos y con los independentistas.

La Monarquía, en su misma esencia, presenta un evidente y enorme defecto, consistente en que el puesto de Rey es hereditario y no se somete al voto popular. Por esa razón en las democracias modernas las constituciones pretenden paliar esta tara de origen, atribuyendo al Monarca funciones exclusivamente representativas y vaciando de contenido cualquier otro papel que protagonice. Nuestra carta magna declara al Rey irresponsable, y dispone que cualquier norma que apruebe ha de ser refrendada por un político. Pero como los cortesanos son peores que los reyes, en esta temporada tan incierta en la que nos encontramos con un Gobierno en funciones, no falta quien pretende sacar al Rey de su papel institucional y de la debida escrupulosa neutralidad para asignarle funciones o incluso decisiones que no le competen.

No es solo que Albert Rivera desbarrara afirmando que iba a pedir al Rey que intercediese ante el PSOE para convencer a esta formación de que debía abstenerse en segunda votación en la investidura de Mariano Rajoy, actitud propia de un político imberbe, sino que el papel del Monarca ha sido desnaturalizado en la interpretación que muchos han hecho del artículo 99 de la Constitución, y que ese mal entendimiento ha podido contagiar al mismo Felipe VI.

Hay que comenzar afirmando que debería ser obvio que de ningún modo la propuesta es un acto discrecional del Rey, el cual basándose en su solo juicio o en sus creencias, pudiera designar a quien considerase más conveniente. No obstante, tampoco es el reflejo de un mero automatismo que conduzca al Monarca a tener que designar por obligación al cabeza de la lista más votada. Si esto fuese así, sobraría la actuación del Rey y por supuesto la ronda de consultas.

Pero entre el automatismo y la discrecionalidad existe una vía intermedia que es donde adquieren sentido las entrevistas con el Rey de los representantes designados por los grupos políticos, porque mediante estas consultas el Monarca puede aquilatar quién tiene posibilidades de conseguir la investidura, y por lo tanto quién debe ser designado, sea de la primera fuerza o de la quinta. De todo esto se deduce que las negociaciones entre los partidos deben ser previas a la rueda de consultas y no viceversa. Ahora que han surgido tantos exégetas del artículo 99 de la Constitución, notarán el carácter de inmediatez que el texto concede entre la designación y la sesión de investidura, signo de que la negociación se ha efectuado con anterioridad, al menos en sus partes esenciales.

Saquemos las conclusiones de todo ello:
Primera.- No hay tiempo de Rajoy ni de ningún otro, al contrario de como se han empeñado en convencernos Pedro Sánchez y el PSOE, tanto en la pasada legislatura como en la actual. En un parlamento tan fraccionado como este, nada más conocerse los resultados electorales comienza el tiempo de todos porque todos deben buscar los acuerdos oportunos para formar Gobierno, de manera que pueda llegarse a la ronda de consultas con al menos un germen de Gobierno, que haga posible que el Rey designe al candidato.

Segunda.- En la pasada legislatura, el Rey se equivocó al designar a Rajoy y acertó este al declinar la invitación, puesto que era evidente que ni tenía ni iba a tener los apoyos precisos, una vez que el PSOE había manifestado su firme propósito de no negociar.
Tercera.- Se equivocó también el Rey -o “lo equivocaron”- cuando designó a Pedro Sánchez, sin que hubiese la menor garantía de que contase con los votos necesarios.

Cuarta.- Asimismo, en las pasadas elecciones, Pedro Sánchez nos hizo perder a todos mucho tiempo, porque si su intención era formar Gobierno debería haber empezado desde el primer momento a negociar con Pablo Iglesias, ya que si Rajoy no tenía ninguna posibilidad sin el voto del PSOE, él tampoco la tenía sin la aquiescencia de Podemos. Pero Pedro Sánchez nunca tuvo la intención de negociar de verdad con la fuerza morada, simplemente exigía de ellos un cheque en blanco. En lugar de ello, se empecinó en montar todo un espectáculo, mediante una negociación teatral con Ciudadanos que a nada conducía.

Quinta.- Acertó el Rey cuando tras el fracaso de la investidura de Pedro Sánchez no designó a ningún otro candidato a la espera de que los partidos pudiesen llegar a algún acuerdo, lo que como es palmario no se consiguió.

Sexta.- El Rey se ha equivocado de nuevo al designar a Mariano Rajoy y este también al aceptar la designación, puesto que, dada la negativa del PSOE y de Ciudadanos a emprender cualquier clase de negociación, la investidura es de antemano fallida y la sesión, una farsa. La finalidad de la sesión de investidura no es, como intenta persuadirnos Pedro Sánchez, que comience a contar el plazo de los dos meses de cara a la disolución de las Cortes (esa cursilada de “poner en marcha el reloj de la democracia”), sino la elección de un Presidente. Es verdad que nuestra Constitución tiene una laguna, pero en democracia siempre hay soluciones sin montar pantomimas y sin tener que desfigurar las instituciones. Las Cortes son soberanas y, aun cuando no figure explícitamente en la Constitución, siempre podrán disolverse en caso de bloqueo para convocar nuevas elecciones.

Séptima.- Si la decisión del PSOE de no abstenerse en la investidura de Mariano Rajoy es firme y no piensa modificarla, y si es verdad que tampoco quiere ir a unas terceras elecciones, Pedro Sánchez tenía que haber dejado de marear la perdiz y desde el primer momento acometer lo que parece ser su auténtico objetivo, el que no se atreve a confesar abiertamente, que es negociar con Podemos y con los independentistas. ¿Para qué todo ese teatro acerca de la investidura de Rajoy? Es un juego infantil el que se traen con ese asunto los líderes del PSOE y de Ciudadanos. Una venganza pueril, que ni siquiera lo es. Se puede pensar lo que se quiera de Pablo Iglesias, pero hay que reconocer que es el único que ha hablado claro desde el principio, exhortando a Pedro Sánchez a negociar nada más saberse los resultados electorales, sin andarse por las ramas, sin esperas y sin encomiendas reales.


(*) Interventor y Auditor del Estado. Inspector del Banco de España


martes, 2 de agosto de 2016

El bloqueo político elimina el tradicional despacho veraniego en Marivent

PALMA DE MALLORCA.- Felipe VI regresó hoy desde Palma a Madrid para trabajar en su despacho en el Palacio de la Zarzuela, donde mantendrá mañana la habitual reunión semanal con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, según han informado fuentes de la Casa del Rey.

Este año no tendrá lugar por tanto el tradicional despacho veraniego entre el jefe del Estado y el jefe del Gobierno en el Palacio de Marivent, la residencia mallorquina de la Familia Real, a la que don Felipe volverá antes del fin de semana, si bien la Casa del Rey no ha confirmado aún en qué momento.
Tras su regreso a Palma, la agenda institucional prevista hasta ahora por el Monarca continuará el sábado por la tarde en el recinto Ses Voltes del Parc de la Mar, al pie de la catedral, donde presidirá la entrega de trofeos de la 35ª Copa del Rey Mapfre de Vela.
Al día siguiente, Felipe VI y la reina Letizia ofrecerán por la noche en el Palacio de la Almudaina su recepción anual a las autoridades baleares y a una amplia representación de la vida social del archipiélago, un acto al que el verano pasado asistieron cerca de cuatrocientos invitados.
El Rey inauguró ayer su agenda veraniega en Mallorca con las tradicionales audiencias a las principales autoridades de esta isla y Palma, si bien la especial situación política que vive España ha condicionado este año la estancia de don Felipe, que ha dedicado una parte importante de su tiempo a tareas de despacho en el Palacio de Marivent.
Lo mismo hizo cuando llegó hoy a la Zarzuela, donde mañana tendrá ocasión de abordar con Rajoy el estado de las conversaciones del líder del PP y jefe del Ejecutivo en funciones con otros dirigentes políticos con el fin de intentar desbloquear el proceso para la formación de un nuevo Gobierno.