sábado, 13 de enero de 2018

Llega a la ciudad de Totana el retrato al óleo de S.M el Rey Felipe VI, obra del pintor murciano Navarro Menchón


TOTANA.- Ha llegado a la ciudad de Totana (Murcia) el retrato al óleo de S.M el Rey Felipe VI. Su autor, el murciano Antonio Navarro Menchón, es un digno especialista en retratos castrenses.

El cuadro llega a la familia Miras, totanera y miembro de la Unión Monárquica de España para su colección particular con la intención de prestarlo para los próximos actos y celebraciones que este año se realizarán en la ciudad de Totana con motivo del centenario del título de ciudad por el Rey Alfonso XIII en 1918.

Una obra maestra, con dimensiones a tamaño real y vistiendo uniforme de gala del Ejército con las más altas condecoraciones del Estado.

sábado, 6 de enero de 2018

El Rey apela al Ejército, incluida la Guardia Civil, a velar por la Constitución en su 40º aniversario


MADRID.- Durante su discurso hoy en la ceremonia de la Pascua Militar, el rey Felipe VI ha hecho referencia al 40º aniversario de la Carta Magna, poniendo en valor el texto constitucional. "La Constitución es el gran pacto de convivencia sobre el que se asientan nuestros derechos y libertades y nuestro progreso", ha afirmado el Rey. 

Asimismo, Felipe VI ha querido transmitir a "todos los miembros del Ejército y de la Guardia Civil mi profundo afecto y admiración por su constante entrega a España que de forma permanente demostráis en el cumplimiento del deber".
"Las Fuerzas Armadas y la Guardia Civil han garantizado nuestra seguridad y se han convertido en dos instituciones valoradas y queridas por la sociedad española".
El Rey también ha hablado sobre la seguridad y la defensa nacional, "una tarea de todos que requiere del acercamiento entre la sociedad civil y los militares. "Os animo a continuar con esa labor de explicar vuestro trabajo", ha dicho.
Además del aniversario de la Constitución, Felipe VI también ha aprovechado para celebrar otros dos cumpleaños. Por un lado, ha felicitado a su padre, que este viernes cumplía 80 años.
"Permitidme ahora, como mando supremo de las FFAA y en nombre de todos, felicite a nuestro antiguo capitán general, Su Majestad el Rey don Juan Carlos, tras cumplir ayer su 80 aniversario. Gracias por tantos años de servicio leal a España. Siempre velando por la excelencia y el compromiso de nuestra FFAA y por nuestra seguridad", ha dicho el actual monarca, que también ha dedicado unas palabras a su madre.
También ha tenido unas palabras para su madre. "Y aunque sea adelantarme unos cuantos meses, ya que cumplirá esa misma edad, felicitamos también a la reina Sofía", que cumplirá años el próximo 2 de noviembre.
La ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, ha afirmado que "no hay particularismo capaz" de quebrar la vocación de España de emprender los retos como una nación "cohesionada, abierta, vertebrada y plural". Sin hablar expresamente de la situación en Cataluña, la ministra ha reiterado el compromiso "sin reservas de las Fuerzas Armadas con la unidad y el futuro de España".
La titular de Defensa también ha dedicado unas palabras al rey emérito. "Vuestra presencia nos honra hoy en este acto de tantas evocaciones históricas para nuestro país. Nuestro país: la España democrática y moderna, cuya construcción Vos liderasteis desde los pilares de la reconciliación, la convivencia y la concordancia".
La celebración de la Pascua Militar ha comenzado pasadas las 12.00 horas, con la llegada al Palacio Real de Felipe VI junto a su padre, Juan Carlos I, que, con motivo de su 80 cumpleaños, ha asistido a la ceremonia militar por primera vez desde su abdicación en 2014.
Don Felipe y don Juan Carlos han accedido en coche al palacio acompañados de doña Letizia y de doña Sofía.
La lluvia ha obligado a suspender la parada militar previa al acto que se iba a haber celebrado en la Plaza de la Armería, por lo que Felipe VI no ha podido pasar revista a una formación de la Guardia Real. En su lugar, los cuatro Reyes han entrado por la Puerta del Príncipe, situada junto a la Plaza de Oriente.
Les han recibido el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y los ministros de Defensa, María Dolores de Cospedal, y de Interior, Juan Ignacio Zoido.
También aguardaban el jefe del Estado Mayor de la Defensa (Jemad), general Fernando Alejandre, y el jefe del Cuarto Militar de la Casa del Rey, almirante Juan Ruiz Casas.
La ceremonia continuó en la saleta Gasparini, donde los cuatro Reyes han saludado a los altos cargos institucionales y a los mandos militares.
A continuación, ya en el Salón del Trono, se interpretó el himno nacional, se impusieron condecoraciones y, como colofón, don Felipe y De Cospedal pronunciaron sendos discursos.

 Desarrollo del acto

Don Felipe y Doña Letizia presidieron hoy en el Palacio Real de Madrid la tradicional celebración de la Pascua Militar, acompañados por Don Juan Carlos y Doña Sofía, en el marco de las actividades que se realizarán durante el año 2018 con motivo del 80º aniversario de Su Majestad el Rey Don Juan Carlos el 5 de enero pasado y de Su Majestad la Reina Doña Sofía el 2 de noviembre próximo.

El Rey en su intervención, ante los representantes de las Fuerzas Armadas y la Guardia Civil, destacó que "...gracias a esos avances y al proceso de modernización seguido, las Fuerzas Armadas y la Guardia Civil, como elementos esenciales de la defensa y perfectamente integradas en la sociedad española, han garantizado y garantizan nuestra seguridad con su profesionalidad y labor eficaz, al tiempo que se han convertido en unas instituciones respetadas, valoradas y muy queridas por los españoles...".

Tras  la interpretación del Himno Nacional, Sus Majestades los Reyes y Sus Majestades los Reyes Don Juan Carlos y Doña Sofía se trasladaron a la Saleta de Gasparini, donde recibieron el saludo de las Comisiones del Órgano Central de la Defensa y el Estado Mayor de la Defensa, las Reales y Militares Órdenes de San Fernando y San Hermenegildo, el Ejército de Tierra, la Armada, el Ejército del Aire, la Guardia Civil y la Real Hermandad de Veteranos.

Una vez finalizados los saludos, Don Felipe y Doña Letizia junto a Don Juan Carlos y Doña Sofía, las autoridades asistentes y los miembros de las comisiones accedieron al Salón del Trono y ocuparon sus lugares. La ceremonia comenzó con la imposición de condecoraciones por parte de Su Majestad el Rey a distintos miembros de las Comisiones Militares.

Tuvieron lugar seguidamente las intervenciones de la ministra de Defensa y de Su Majestad el Rey. Para finalizar el acto, Don Felipe y Doña Letizia con Don Juan Carlos y Doña Sofía, mantuvieron un encuentro con las autoridades asistentes y los miembros de las Comisiones Militares en el Salón de Columnas.


A su llegada al Palacio Real de Madrid, Sus Majestades los Reyes fueron recibidos por Sus Majestades los Reyes Don Juan Carlos y Doña Sofía; el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy; la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal; el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido; el jefe de Estado Mayor de la Defensa, general de ejército Fernando Alejandre Martínez, el jefe del Cuarto Militar de la Casa de Su Majestad el Rey, almirante Juan Ruiz Casas, y por el presidente del Consejo de Administración de Patrimonio Nacional, Alfredo Pérez de Armiñán y de la Serna.

domingo, 24 de diciembre de 2017

Felipe VI honra la memoria de su padre el rey emérito ante el 40º aniversario de su entronización y la crisis de régimen


MADRID.- El Rey ha advertido esta noche en su Mensaje de Navidad que Cataluña no puede retomar el camino del enfrentamiento y la exclusión tras la celebración de las elecciones autonómicas el pasado jueves, y ha instado a recuperar la serenidad y el respeto mutuo. En su cuarto discurso de Navidad, Don Felipe ha agregado que cualquier ciudadano puede defender libre y democráticamente sus opiniones, «pero no imponer las ideas propias frente a los derechos de los demás».

El Monarca, que ha transmitido su Mensaje desde el salón de Audiencias del Palacio de La Zarzuela, también ha destacado el compromiso de los españoles con su nación y, aunque no ha hecho mención expresa a la presencia de las banderas en los balcones de decenas de miles de hogares, ha subrayado el arraigo de los principios democráticos y los valores cívicos, más allá «de lo que nos podíamos imaginar».

Don Felipe ha hecho balance de los últimos 40 años de democracia y calificó esta etapa como «la historia de un gran triunfo de todos los españoles», aunque ha reconocido que «no todo han sido aciertos» y pidió el «compromiso de toda la sociedad» para «corregir» situaciones complejas.

Además de dedicar gran parte de su discurso a España y a la situación en Cataluña, el Jefe del Estado también ha aludido a otros problemas de los ciudadanos, como el paro y la desigualdad social, el terrorismo yihadista, la corrupción, la Unión Europea, el cambio climático y la violencia de género.

Texto íntegro del Mensaje

A continuación, se reproduce el texto íntegro del Mensaje de Navidad del Rey:

«Me dirijo a todos vosotros para felicitaros la Navidad y transmitiros junto a la Reina, la Princesa de Asturias y la Infanta Sofía nuestros mejores deseos para el año 2018. Y os agradezco que en esta noche de encuentro de familias y de seres queridos, me permitáis acompañaros unos minutos para compartir con vosotros algunas reflexiones cuando estamos ya a punto de terminar el año.

Compromiso con España

2017 ha sido en España, sin duda, un año difícil para nuestra vida en común; un año marcado, sobre todo, por la situación en Cataluña, a la que luego me referiré. Pero también ha sido un año en el que hemos comprobado el compromiso muy sentido, firme y sincero de los españoles con la España democrática que juntos hemos construido. Porque a lo largo de los últimos 40 años, hemos conseguido hacer realidad un país nuevo y moderno, un país entre los más avanzados del mundo.

Balance de cuarenta años

Hemos asentado definitivamente la democracia, incluso superando hace décadas un intento de involución de nuestras libertades y derechos. Somos una parte esencial de una Unión Europea con la que compartimos objetivos y una misma visión del mundo. Frente al terrorismo hemos conseguido hacer prevalecer la vida, la dignidad y la libertad de las personas con la fuerza de nuestras convicciones democráticas. Y hemos llevado a cabo, en fin, la transformación más profunda de nuestra historia en muchos ámbitos de nuestra vida: en educación y en cultura, en sanidad y en servicios sociales, en infraestructuras y en comunicaciones, o en defensa y seguridad ciudadana.

En definitiva, a lo largo de todos estos años de convivencia democrática, los derechos y libertades, el progreso y la modernización de España, y también su proyección y relevancia internacional, han ido de la mano. Y todo ese gran cambio, todo ese gran salto sin precedentes en nuestra historia, ha sido posible gracias a una España abierta y solidaria, no encerrada en sí misma; una España que reconoce y respeta nuestras diferencias, nuestra pluralidad y nuestra diversidad, con un espíritu integrador; una España inspirada en una irrenunciable voluntad de concordia.

En el camino que hemos recorrido, desde luego, hay que reconocer que no todo han sido aciertos; que persisten situaciones difíciles y complejas que hay que corregir, y que requieren de un compromiso de toda la sociedad para superarlas.

La historia de un triunfo

A pesar de todo ello, el balance tan positivo de todos estos años es innegable. Tenemos que apreciarlo y valorarlo. Merece la pena y nos lo merecemos como país y como sociedad. Porque la historia de la España que juntos hemos construido es la historia de un gran triunfo de todos los españoles. Una España a la que no debemos renunciar, que debe ilusionar y motivarnos, y que debemos seguir construyendo, mejorándola, actualizándola, sobre la base sólida de los principios democráticos y los valores cívicos de respeto y de diálogo que fundamentan nuestra convivencia.

Unos principios y valores que, como hemos comprobado incluso en este año 2017, están profundamente arraigados en nuestra sociedad, en la vida diaria de nuestros ciudadanos, y tienen raíces muy hondas en las conciencias y en los sentimientos de los españoles. Mucho más de lo que nos podíamos imaginar.

Una democracia madura

España es hoy una democracia madura, donde cualquier ciudadano puede pensar, defender y contrastar, libre y democráticamente, sus opiniones y sus ideas; pero no imponer las ideas propias frente a los derechos de los demás.

Respetar y preservar los principios y valores de nuestro Estado social y democrático de Derecho es imprescindible para garantizar una convivencia que asegure «la libertad, la igualdad, la justicia y el pluralismo político», tal y como señala nuestra Constitución. Porque cuando estos principios básicos se quiebran, la convivencia primero se deteriora y luego se hace inviable.

Elecciones catalanas

Hace unos días, los ciudadanos de Cataluña han votado para elegir a sus representantes en el Parlament, que ahora deben afrontar los problemas que afectan a todos los catalanes, respetando la pluralidad y pensando con responsabilidad en el bien común de todos. El camino no puede llevar de nuevo al enfrentamiento o a la exclusión, que -como sabemos ya- solo generan discordia, incertidumbre, desánimo y empobrecimiento moral, cívico y -por supuesto- económico de toda una sociedad.

Un camino que, en cambio, sí debe conducir a que la convivencia en el seno de la sociedad catalana -tan diversa y plural como es- recupere la serenidad, la estabilidad y el respeto mutuo; de manera que las ideas no distancien ni separen a las familias y a los amigos. Un camino que debe conducir también a que renazca la confianza, el prestigio y la mejor imagen de Cataluña; y a que se afirmen los valores que la han caracterizado siempre en su propia personalidad y le han dado los mejores momentos de su historia: su capacidad de liderazgo y de esfuerzo, su espíritu creativo y vocación de apertura, su voluntad de compromiso, y su sentido de la responsabilidad.

El paro y la desigualdad

Pero superar los problemas de convivencia que ha generado esta situación no nos puede hacer olvidar, por supuesto, otras serias preocupaciones y desafíos de la sociedad española, que también condicionan nuestro futuro y a los que me voy a referir muy brevemente: nuestra economía y el empleo han mejorado sustancialmente, pero la creación de puestos de trabajo estables tiene que ser siempre un objetivo esencial y prioritario. Como igualmente no puede caer en el olvido la obligación y la responsabilidad de afrontar la desigualdad y las diferencias sociales, sobre todo tras las consecuencias generadas por la reciente crisis económica, que tanto daño ha hecho a no pocas familias, y ha afectado tanto al futuro de muchos jóvenes.

Terrorismo

El terrorismo yihadista sigue siendo una amenaza mundial y este año nosotros lo hemos sufrido directamente en Barcelona y Cambrils. Los españoles sabemos muy bien que solo desde la unidad democrática, la firmeza del Estado de Derecho, y la eficacia de la cooperación internacional, podremos vencerlo y derrotarlo. Y así lo haremos, teniendo siempre muy presentes el recuerdo y el respeto permanente a sus víctimas.

Corrupción

La corrupción se mantiene también como una de las principales preocupaciones de la sociedad, que demanda que sigan tomándose las medidas necesarias para su completa erradicación y que los ciudadanos puedan confiar plenamente en la correcta administración del dinero público.

Europa

Por otra parte somos Europa, y Europa se encuentra en estos momentos en una encrucijada histórica. España debe recuperar su protagonismo en un proyecto europeo que ahora requiere una mayor vitalidad e impulso. Europa -y España con ella- tiene que hacer frente a unos retos que son globales y ante los que no cabe la debilidad o la división sino la fortaleza de la unión.

Cambio climático

La defensa del medio ambiente y la lucha contra el cambio climático no son problemas menores ni secundarios por la dimensión y los riesgos que acarrean y que ya estamos sufriendo. Debemos ser muy conscientes de ello, e implicarnos todos mucho más. Y España debe mantenerse firme en sus compromisos ante un problema que afecta a todo el planeta y que requiere soluciones no sólo globales, sino verdaderamente urgentes.

Violencia de género

Tenemos otras muchas preocupaciones -desde luego- pero esta noche no quiero olvidarme de las mujeres que, en un silencio tantas veces impuesto por el miedo, sufren la violencia de género. Una lacra inadmisible que nos hiere en nuestros sentimientos más profundos y nos avergüenza e indigna. Mantengamos la firmeza y el apoyo político para ayudar y defender a las víctimas y concienciemos a toda la sociedad contra esa violencia, criminal y cobarde, que degrada nuestra convivencia.

Confianza en el futuro

2018 nos espera en unos días y debemos seguir construyendo nuestro país, porque la historia no se detiene. Y no hemos llegado hasta aquí para temer al futuro sino para crearlo. Y estoy seguro de que nadie desea una España paralizada o conformista, sino moderna y atractiva, que ilusione; una España serena, pero en movimiento y dispuesta a evolucionar y a adaptarse a los nuevos tiempos. 

Sintámonos, sin complejos, orgullosos de todo lo que hemos conseguido porque es mérito de todos; confiemos en lo que siempre nos ha unido, en lo que somos, tal y como somos, y sobre todo en lo que podemos alcanzar juntos con una fe firme en nuestras convicciones y en nuestras capacidades.

Si seguimos por ese camino, si lo hacemos así, y con todas nuestras energías, yo estoy convencido de que el año que viene -y los que vendrán después- serán mucho mejores. Sin duda. Ese es mi deseo para todos en esta noche tan especial. Muchas gracias. Feliz Navidad, Eguberri on, Bon Nadal y Boas festas. Buenas noches. Y Feliz y próspero año 2018».

viernes, 22 de diciembre de 2017

Puigdemont: "La República Catalana ha ganado a la monarquía del 155"


BRUSELAS.- "La República Catalana ha ganado a la monarquía del 155". Así se ha expresado el president y candidato de Junts per Catalunya, Carles Puigdemont, después de la victoria independentista, que ha revalidado su mayoría absoluta con 70 diputados a pesar de la victoria de C's. Puigdemont ha comparecido en Bruselas acompañado de los consellers que están con él en la capital belga, tanto de su partido como de ERC.

Después de los resultados electorales de este 21-D, Puigdemont ha defendido que Rajoy y sus aliados han perdido y ha pedido poner fin al 155, además de defender que hace falta la "restitución de la democracia alterada y la del Govern legítimo" y ha exigido que los presos sean liberados.
"Han perdido el plebiscito que buscaban para legalizar el golpe de estado del 155", ha asegurado el president y candidato, que ha añadido también que la receta Rajoy no funciona. "O cambia de receta o cambiaremos más rápidamente de país de lo que nos habíamos propuesto", ha reivindicado.
Por todo eso, ha pedido una "receta política" para las demandas catalanas. En este sentido, ha asegurado que tanto el gobierno español como el Ibex 35 y Europa tienen que tomar nota de la victoria independentista y "empezar a hacer política". Puigdemont también ha recordado que las fuerzas independentistas han sacado un 47,5% de los votos, pero que los partidarios del referéndum superan el 50%. Por eso, ha exigido una reacción del gobierno español.
A pesar de la victoria de Ciudadanos, con 37 diputados, los independentistas suman 70 diputados en el Parlament, cuando la mayoría absoluta está en los 68.

lunes, 11 de diciembre de 2017

Felicitación de Navidad de los Reyes, la Princesa de Asturias y la infanta Sofía a los españoles


Felicitación de Navidad de Sus Majestades los Reyes y sus hijas, con fotografía incluida de don Felipe, doña Letizia, Su Alteza Real doña Leonor Princesa de Asturias y Su Alteza Real la Infanta Doña Sofía, difundida hoy por la Casa Real española.

sábado, 9 de diciembre de 2017

El coronel de la Guardia Civil, Miguel Herráiz, nuevo jefe de Seguridad de la Casa del Rey




MADRID.- El Rey ha nombrado jefe del Servicio de Seguridad de su Casa a uno de sus más cercanos colaboradores, el coronel de la Guardia Civil Miguel Herráiz Alarcón, de 54 años. Herráiz asume el cargo que quedó vacante tras el fallecimiento del también coronel de la Guardia Civil José María Corona Barriuso, que murió el pasado 10 de octubre en Madrid tras luchar cuatro años contra una grave enfermedad, según cuenta Abc.

Don Felipe ha querido dejar vacante este puesto durante dos meses en recuerdo y homenaje al que fue mucho más que su jefe de Seguridad. Y es que Pepe Corona se había incorporado al Palacio de La Zarzuela en 1982, cuando empezó a acompañar como escolta al entonces Príncipe, que tenía catorce años, y acabó compartiendo con el Rey los últimos 35 años de su vida.
Por expreso deseo de Don Felipe, Corona seguía figurando este jueves como jefe del Servicio de Seguridad en la página web de la Casa del Rey. Es más, el Palacio de La Zarzuela dará a conocer el nuevo nombramiento el próximo lunes, transcurridos ya dos meses del fallecimiento de José Corona.
Sin embargo, la noticia la adelantó el Boletín Oficial del Estado, que ha publicado este jueves el Real Decreto del nombramiento firmado por el Rey y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, con fecha del 5 de diciembre: «En virtud de lo prevenido en el artículo 65, apartado 2, de la Constitución, y conforme a lo dispuesto en los artículos 10.1 y 9.3 del Real Decreto 434/1988, de 6 de mayo, vengo en nombrar jefe del Servicio de Seguridad de Mi Casa a don Miguel Ángel Herráiz Alarcón».
El nuevo jefe de Seguridad de la Casa del Rey también es una persona muy cercana a Don Felipe. De hecho, se incorporó a La Zarzuela en 1988 cuando Don Felipe empezó a estudiar Derecho y ocho asignaturas de Económicas en la Universidad Autónoma de Madrid. Herráiz procedía del Grupo Antiterrorista Rural de la Guardia Civil y también se matriculó y se licenció en la carrera de Derecho. 
Desde entonces, el guardia civil se ha venido ocupando, con distintas responsabilidades, de la protección de Don Felipe y de la de su familia. La Constitución establece en su artículo 65.2 aue «el Rey nombra y releva libremente a los miembros civiles y militares de su Casa».

lunes, 27 de noviembre de 2017

El Rey visita el Centro de Abastecimiento de Material de Intendencia del Ejército de Tierra


MADRID.- El Rey visitó hoy el Parque y Centro de Abastecimiento de Material de Intendencia (PCAMI) del Ejército de Tierra, cuyas instalaciones están ubicadas en el Acuartelamiento "San Cristóbal" de Madrid. 

A su llegada, Don Felipe fue recibido por el jefe del Estado Mayor del Ejército de Tierra, general de Ejército, Francisco Javier Varela Salas y por el jefe del Mando de Apoyo Logístico del Ejército de Tierra, teniente general Ramón Pardo de Santayana.
Tras recibir honores de ordenanza, Su Majestad el Rey se trasladó al Centro de Gestión de Apoyo Logístico, donde fue informado de la logística del Ejercito de Tierra. 
A continuación, comenzó un recorrido por el acuartelamiento, visitando la Unidad de Estudios y Proyectos; el Laboratorio; y la Unidad de Abastecimientos, donde se encontraba una exposición de vestuario, equipo y material diverso.
 También, Don Felipe visitó el almacén robotizado y la línea de preparación de pedidos. El recorrido finalizó, en el Taller de Montaje donde se encontraban varios vehículos y material logístico.
El Parque y Centro de Abastecimiento de Material de Intendencia del Ejército de Tierra tiene como misión fundamental proporcionar al personal militar y a todas las Unidades del Ejército las prendas de vestuario y equipo, raciones de campaña, guiones y banderas, material de acuartelamiento y campamento y material móvil de Intendencia, necesario para el cumplimiento de los cometidos que tienen asignados, tanto en territorio nacional como en operaciones en el exterior. 
El PCAMI es el encargado de ejecutar las tareas encomendadas en todo lo relativo al abastecimiento de los artículos de las Clase I (raciones de combate, emergencia y NBQ), Clase II (vestuario, equipo y material de Acuartelamiento y Campamento) y  clase VII (Equipos móviles de Intendencia y componentes del equipo de protección NBQ).
Entre otras misiones, también se ocupa de ofrecer asesoramiento técnico mediante la investigación, diseño de nuevos materiales, elaboración y custodia de los pliegos de prescripciones técnicas de las adquisiciones que se realizan, así como el control de calidad de dichos artículos por medio del laboratorio acreditado por la Entidad Nacional de Acreditación según la norma UNE-EN-ISO/IEC 17025

domingo, 26 de noviembre de 2017

Anguita propone un "proceso constituyente" hacia una "república federal, plurinacional y solidaria"


CÓRDOBA.- El histórico dirigente de IU y fundador del Frente Cívico Somos Mayoría (FCSM), Julio Anguita, ha propuesto este fín de semana, al inaugurar en Córdoba las Jornadas 'Volver a mirarnos. Nuevos acuerdos para la España que somos', organizadas por Podemos, implicar a la sociedad española en su conjunto en un "proceso constituyente" que lleve a que España se convierta en una "república federal, plurinacional y solidaria".

En este sentido, Anguita ha explicado que su propuesta consiste en que "el pueblo soberano se transforme en constitución material y, por tanto, imponga por mayoría los contenidos de la futura constitución" del país, en el marco de un proceso constituyente que, según ha aclarado, "es tarea de una generación".
De hecho, según ha señalado Anguita, el citado proceso constituyente será "difícil y lento, pero es necesario", porque hay que pensar que ello se hará "por nuestros hijos y nietos", de modo que hay que aplicar el refrán de "vísteme despacio, que tengo mucha prisa".
En este contexto, su propuesta "para iniciar el debate" es "la república federal, plurinacional y solidaria", aunque Anguita se "contentaría" con la creación de la "República Española" y, si es preciso para "llegar a un acuerdo", le "daría igual que se llamase República Hispánica", pero "en la perspectiva de llegar a la República Ibérica", pues su sueño es que, "algún día, España y Portugal formen una federación".
Junto a ello, Anguita, que se declara "partidario de un proyecto panerupeo" del que forme parte España y que sería "totalmente distinto" a la actual Unión Europea (UE), con un Estado español "en el que se reconozcan las naciones que existen dentro" del mismo y en el "que se reconozca el derecho de autodeterminación".
También deberá ser "un estado laico, con separación total entre Iglesia y Estado, enseñanza pública o dependiente económicamente del Estado que sea laica", haciendo "efectivo el principio de subsidiariedad" y, por ello, "también ha llegado la hora de que los ayuntamientos tengan su constitución", pues "los municipios son fundamentales".
En cuanto a cómo se puede llevar todo esto a cabo, Anguita a reconocido que será "extremadamente difícil", pues, para empezar, habrá que ver "qué entes federados se reconocen entre sí como pactantes", para llegar a la citada República Federal Española, dado que ahora mismo hay "tres nacionalidades históricas, Cataluña, Euskadi y Galicia", además de cuatro comunidades "que tienen el enunciado de nacionalidad histórica en sus estatutos", que son Andalucía, Aragón, País Valenciano y Baleares, a lo que se une que, "salvo Madrid y Castilla-La Mancha, todas las demás (comunidades) tienen el rango de históricas", más "los entes raros y extraños" de Ceuta y Melilla.
En cuanto a la situación actual de Cataluña y cómo se resolverá, Anguita ha dicho que el denominado "bloque constitucional sabe perfectamente que tendrá que negociar con Cataluña y que tendrá que hacer una diferenciación", aclarando el fundador del FCSM que él no dice que sea necesaria, pero la cuestión es que, "tal y como han llevado el proceso, puede tener dos vías, la de que Cataluña tenga mayores competencias o que el resto tenga menos", de ahí su apuesta por el citado proceso constituyente, para así afrontar los que ha calificado como "retos extraordinarios" para un país que, ahora mismo, "no tiene ningún futuro".

jueves, 16 de noviembre de 2017

Puigdemont: "El Rey ha amparado la violencia del 'a por ellos"


BARCELONA.- El presidente catalán Carles Puigdemont ha criticado este miércoles la actitud del rey Felipe VI ante el procés. "Cuando el 'a por ellos' lo dice el Rey deja de ser un jefe de estado neutral, toma partido", ha reprochado en una entrevista en El Punt Avui desde Bruselas, asegurando que con sus discursos ha "amparado" esta violencia.

"Es evidente que el Rey ha decepcionado a mucha gente", ha apuntado Puigdemont, que ha asegurado también que como figura institucional "ha perdido todo el respeto desde el momento que forma parte de la política del PP de la FAES y ampara la violencia del 1-O". "¿Es que hemos dejado de ser ciudadanos españoles dignos de su representación"?, se ha preguntado.

Sobre los procesos judiciales, Puigdemont ha defendido que "yendo a declarar era más posible entrar en la prisión. En Bélgica, todavía tenemos itinerario". En este sentido, ha reiterado que las decisiones que se tomaron -de marcharse a Bruselas o ir al Audiencia- eran "personales y respetables" y ha recordado que él "siempre ha estado aquí con toda legalidad y en manos de la justicia".

"Era inimaginable que se cargarían la democracia con esta impunidad", ha apuntado el presidente, que, evitando hacer "más autocrítica de la necesaria", ha defendido que "había un análisis equivocado. Pensábamos que la OTAN y la sociedad de la información habrían generado las vacunas suficientes ante un Estado autoritario".

miércoles, 15 de noviembre de 2017

Pablo Iglesias: "Felipe VI es un rey que excluye"


MADRID.- El líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha criticado con dureza la labor del actual monarca, Felipe VI, acusándole de ser un rey "que excluye", un jefe del Estado "atrincherado con tres partidos que le apoyan [PP, PSOE y C's]", y claramente cercano a las tesis del PP -"Tiene todo el derecho a votar al PP"-. 

En los últimos meses, y especialmente desde el discurso del rey sobre Catalunya, el secretario general del partido morado ha endurecido su posición con respecto a Felipe Borbón, defendiendo que, como jefe del Estado, no está siendo "útil" para los españoles. 
En una entrevista con la cadena de televisión boliviana ATB, aprovechando su reciente viaje a ese país y que recoge Público, el líder de Podemos ha argumentado que el monarca "no habla de problemas sociales", apenas dedica palabras a "las víctimas de la crisis", e incluso disgustó con ese polémico discurso a los catalanes, vascos y a una parte de los españoles en su conjunto, según sus palabras.
"Ese discurso lo podría haber escrito Rajoy", apuntaba, pidiendo al rey que se presente a unas elecciones si quiere mantenerse al frente de la Jefatura del Estado y a la vez seguir saliéndose de su papel "simbólico". Inscriba un partido o "afíliese al PP", decía, comparando su figura con la del anterior monarca, su padre.
Así, y mientras Juan Carlos I, "llamaba por teléfono a las fuerzas políticas catalanas, vascas y al Partido Comunista", Iglesias sostenía que el actual jefe del Estado "no llama a nadie". "¿Este rey ayuda a España? ¿Ayuda a que Catalunya sea un proyecto colectivo?", insistía.
El líder del partido morado ha reconocido que el anterior rey, "un franquista confeso", elegido por el dictador Francisco Franco para sucederle, no es "santo de su devoción", pero al menos fue "un jefe del Estado útil", especialmente por su papel a la hora de frustrar el golpe de Estado del 23-F.
Todo, decía, "a pesar de que estuvo vinculado a casos de corrupción gravísimos, de sus conocidos vicios, de comportamientos que, sobre todo en la última etapa de su vida, generaron un rechazo social enorme", algo que contrasta con el carácter del actual monarca: "Es enormemente educado, culto, y no se le conocen vicios comparables a los de su padre". 

"El modelo monárquico excluye y agrede" 


"Una España republicana es más atractiva para los catalanes y los vascos que el modelo monárquico, que excluye y agrede". Esta es otra de las reflexiones del secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, en una entrevista en la televisión boliviana ATB, ahora recogida por eldiario.es. Iglesias viajó a Bolivia para recibir una condecoración del Parlamento boliviano; mantener una reunión con el presidente, Evo Morales; y participar en un debate con el vicepresidente, Álvaro García Linera, sobre el centenario de la Revolución Rusa.

"El rey anterior fue siempre un franquista confeso, llegó a la jefatura del Estado por la ley de sucesión franquista y señalado por el dictador", explicaba Iglesias en la entrevista: "A pesar de eso, de la corrupción y de sus conocidos vicios, era un jefe del Estado útil. El monarca actual es educado, culto, no se le conocen vicios equiparables. Pero, ¿para qué sirve? ¿Cuál es la necesidad de tener un jefe del Estado que no ha sido votado? ¿Ayuda a que España sea un proyecto integrador?"
 
"Cuando el jefe del Estado en el conflicto catalán reproduce el del gobierno", argumenta el secretario general de Podemos, "es un rey que excluye, atrincherado con tres partidos que lo apoyan: ¿Este rey ayuda a que haya más catalanes que quieran seguir en España¿ ¿Este rey que rara vez habla de los problemas sociales puede ser un símbolo incluyente? Parece que no. ¿Para qué sirve? Me han trasladado que está enfadado por estas cosas que digo, y está en su derecho de votar al PP y hablar al favor del PP, pero nuestro país se merece un jefe del Estado que se presente a las elecciones por un tiempo determinado y si quiere volver a ser jefe del Estado se vuelve a presentar. Si quiere ser jefe del Estado, preséntese a las elecciones".

El secretario general de Podemos, preguntado sobre si su posición es "ambigua" en el asunto catalán, volvió a defender el referéndum pactado, propuesta de partido desde la precampaña del 20D de 2015: "A los partidos monárquicos no les gusta que queramos un referéndum pactado, y a los independentistas tampoco les gusta que queramos que Catalunya se quede en España. Pero eso no es ser ambiguos. Estamos diciendo que esto sólo tiene una solución política democrática y lo que defendemos es lo que quieren hacer la mayoría de los catalanes y españoles. Los problemas políticos complejos requieren soluciones complejas".

"España tiene tres grandes crisis", ha enumerado Iglesias en la entrevista de ATB, "fractura social por la crisis; fractura democrática que tiene que ver con la corrupción; y fractura territorial. Eso hace que España esté en una situación de crisis de régimen político. La crisis territorial puede extenderse a otros territorios, pero se tiene que resolver políticamente".

Durante la entrevista en ATP, Iglesias también reivindicó el concepto de soberanía no sólo desde el punto de vista territorial, sino también en "términos sociales: recuperemos soberanía, defendamos la dignidad de nuestro país para un proyecto de país viable".

"¿Por qué hay vascos o catalanes que rechazan ser considerados españoles? Aquí los aymara no rechazan ser bolivianos", le preguntan a Iglesias. Y responde: "Es el fracaso de construir un proyecto español atractivo. España sigue siendo posible como país si es capaz de reconocer y de integrar con amabilidad y seducción la pluralidad consustancial de nuestro país. Los valores republicanos son más inclusivos, una España republicana es más atractiva para catalanes y vascos que el modelo monárquico, que excluye y agrede".

miércoles, 8 de noviembre de 2017

El rey, unidad de lo detestable / David Bollero *

L@s representantes políticos acostumbran a confundir la diplomacia con el tocino. Eso mismo le ha pasado esta semana al presidente de Israel, Reuven Rivlin, de visita esta semana en España. Durante su encuentro con el Borbón, el mandatario no dudó en decir lo que fuera con tal de agradar a su anfitrión, ese al que l@s español@s le pagamos al día, prácticamente, lo que gana al mes quien perciba el salario mínimo interprofesional.

“España es un país unido y el Rey símbolo de esa unidad”, dijo Rivlin… y se quedó tan ancho. Le faltó sumarse a aquella reflexión tan retrógrada del periodista José Mª Carrascal que defendía el regreso del servicio militar obligatorio (la mili) porque contribuía a la unidad de España.

Tengo serias dudas acerca de si España es un país unido, pero de lo que estoy absolutamentee convencido es de que el rey no es símbolo de unidad. En todo caso y si es capaz de unir todo es, precisamente, todo lo que millones de español@s no queremos ver ni en pintura.

¿Qué monarca obvia la crisis de modelo de Estado, que cuestiona incluso su propia figura, y tira balones fuera centrándose únicamente en la cuestión catalana? ¿Qué rey que sea símbolo de unidad calla ante cifras tan demoledoras de desigualdad como las que revelaba la semana pasada el informe de Oxfam Intermón? ¿Qué jefe de Estado guarda silencio cuando la miseria asola al país entero mientras la corrupción se extiende, incluso, en el seno de la familia de Felipe VI (evidenciando, eso sí, que la ley no es igual para todos)?

Pues se lo diré yo, el nuestro, Felipe VI y, así las cosas, es imposible que ese rey nos represente a millones de ciudadan@s que ni lo queremos ni lo votamos e, incluso, diría más, nos indigna que se pavonee con la única justificación de que nació Borbón.

El cinismo y la hipocresía del jefe de Estado es tal que se permite el lujo moral de declarar que “nos emociona ver cómo sefardíes de todo el mundo acuden al reencuentro con España y, sin perder su previa nacionalidad, se convierten en nuevos compatriotas nuestros”

Lo dijo ayer mismo, precisamente, el día del 42º aniversario de la ocupación ilegal del Sáhara Occidental por parte de Marruecos; una violación del Derecho Internacional en la que el clan de los Borbones tiene mucho que decir. Una traición en toda regla en la que de la noche a la mañana y en pleno siglo XX, ciudadan@s español@s dejaron de serlo, sin que los Borbones se hayan acordado nunca más de ell@s.

En ese sentido, Felipe VI sí es símbolo de unidad, pero de todas esas personas que anteponen el capital sobre los Derechos Humanos, que confunden la solidaridad con la caridad, las ayudas con las limosnas. Así pues, ese individuo ni me representa ni lo elegí, me fue impuesto sin contar mayor mérito que su apellido, dicho lo cual, sencillamente, me sobra.


(*) Periodista



O1 Un raro conde. En España hay un raro título de conde. Su rango está por encima no solo de cualquier conde, sino de todo marqués, duque, infante y aun príncipe. Históricamente, es el rey quien da y quita estos títulos y puede exaltarlos concediéndoles la 'grandeza'. Pero nada de esto reza, ni puede rezar, para el citado conde. El motivo es que ostentar ese condado exige un requisito insólito: primero hay que ser rey. No hay otra forma de lograrlo. En efecto, el conde de Barcelona –la Ciudad Condal por antonomasia– era el rey de Aragón. Y luego (por transmisión directa de Fernando II el Católico a Carlos I), el rey de España. O2 Juan III... de Barcelona. Bien avanzado el siglo xx, aún cumplió el título condal barcelonés funciones políticas. Los monárquicos a machamartillo negaban (en voz baja) al general Franco la legitimidad en la jefatura del Estado. Lo tildaban de usurpador abusivo y llamaban Juan III a Juan de Borbón y Battenberg, hijo de Alfonso XIII y padre de Juan Carlos I. Le ponían un numeral, como se hace con los reyes, aunque él no lo era, y se dirigían a él como 'Majestad'. La burocracia y el protocolo del régimen de Franco lo denominaban 'Su Alteza Real el Conde de Barcelona' y así se resolvía el asunto. Una solución catalana. Cuando, al cabo de los años, Juan Carlos I fue proclamado rey, su padre, en una breve ceremonia dinástica (discreta, pero no secreta), renunció a sus derechos al trono. Habló durante cinco minutos, leyendo unos folios que sujetó con manos temblorosas; le cedió la jefatura de la Casa Real, lo llamó 'Majestad', se cuadró militarmente ante él (aunque vestían ambos de paisano) en señal de acatamiento y le hizo este ruego: "Deseo conservar para mí y usar como hasta ahora el título de conde de Barcelona". Era el 14 de mayo de 1977. Su hijo, hasta la muerte de su padre en 1993, no lo utilizó. Es la última muestra del aprecio que el condado barcelonés, hoy mero honor formal, despertó siempre en las personas reales.

Ver más en: http://www.20minutos.es/opiniones/guillermo-fatas-mas-bien-absurdo-3179840/?utm_source=Mail&utm_medium=Social&utm_campaign=Mobile-web#xtor=AD-15&xts=467263

domingo, 5 de noviembre de 2017

La ruptura de Felipe VI y Pablo Iglesias

MADRID.- Cataluña está rompiendo lazos históricos, vínculos afectivos y alianzas políticas en España. La relación de Podemos con la Monarquía figura entre los platos rotos colaterales de la crisis catalana. Cataluña se ha convertido en un auténtico dolor de cabeza para Podemos, ya que su actuación en esta crisis de Estado -subsidiaria de la de Ada Colau- no ha sido bien comprendida por sus simpatizantes en el resto de España. El partido morado atraviesa su momento más delicado desde que nació como fruto de la indignación social por las consecuencias de la brutal crisis económica y de la corrupción, según se explica hoy en El Mundo.

Podemos estableció entre sus prioridades la impugnación del régimen del 78. Sin embargo, durante sus primeros pasos en la vida institucional, este partido dejó al margen de sus críticas a la Monarquía encarnada por Felipe VI, desde la abdicación de su padre. A esta circunstancia no fue ajena la cierta complicidad personal establecida por el líder de Podemos, Pablo Iglesias, con el Rey durante los encuentros que ambos mantuvieron en Zarzuela con motivo de las rondas de contactos en los 10 meses de bloqueo institucional. Hace sólo un año, durante un coloquio en el que le preguntaron por qué no defendía la república, Pablo Iglesias respondió: «Lo importante es que el jefe del Estado sea elegido a través de unas elecciones, y Felipe de Borbón tendría posibilidades de ganar».
La luna de miel de Podemos con Felipe VI se ha roto en los últimos meses. Pablo Iglesias y el resto de los dirigentes de esta formación han incluido en sus discursos la expresión «bloque monárquico» para censurar a los partidos -PP, PSOE y Ciudadanos- que comparten actuación frente al secesionismo catalán. Además, Pablo Iglesias ha cuestionado públicamente en los últimos meses la utilidad de la Monarquía española.
Este cambio en la estrategia política de Podemos ha causado un gran malestar en el Palacio de la Zarzuela. El Rey -aunque siempre prudente y respetuoso con todos los partidos- no oculta su disgusto por las críticas de Podemos contra la Monarquía en un momento especialmente grave para el Estado. Felipe VI considera injustos los reproches hacia la institución que encabeza y lamenta que este partido haya variado su rumbo para situar a la Monarquía en la diana. Especial inquietud existe en el entorno del Rey por el cuestionamiento de la utilidad de la institución, que ya pudo comprobar Felipe VI durante la sesión solemne en la que se conmemoró en junio el 40 aniversario de las primeras elecciones de 1977. En aquella ocasión, Iglesias consideró propio del pasado el discurso del Rey.
Pablo Iglesias aclara que el factor fundamental de su distanciamiento crítico con Felipe VI es la actuación del jefe del Estado en la crisis catalana y su discurso en el 40 aniversario de las Cortes democráticas. En opinión del líder de Podemos, el Rey «ha cometido un error histórico» al situarse «como el jefe del 155», en vez de contribuir a la distensión a través de «algún gesto de conexión con los ciudadanos que quieren una España plurinacional» para contribuir al diálogo con Cataluña. Iglesias señala que se trata de un error «en la lectura del tiempo histórico», a diferencia de «la Monarquía de Juan Carlos, que con todos sus defectos fue capaz de hacerse imprescindible para lograr los avances democráticos y de conseguir el apoyo del PCE de Carrillo, del PNV de Arzalluz y de la CIU de Pujol». A su juicio, la institución monárquica «no tiene sentido fuera de los acuerdos históricos con todas las partes de España».
El líder de Podemos aclara que durante sus encuentros con Felipe VI apreció a un Rey «muy profesional, muy informado de la situación del país y extremadamente correcto», por lo que confió en su capacidad para «situarse al margen de los partidos políticos». Él mismo le explicó al Rey que, a pesar de sus convicciones republicanas, estaba dispuesto a asumir esta Monarquía. Sin embargo, añade, en la crisis catalana, el Rey ha dejado fuera de su cobertura a los nacionalistas catalanes, al PNV y a Podemos, por lo que ha comprometido «el futuro de la propia institución monárquica, que no ofrece a los españoles nada distinto a los partidos políticos». 
Este cambio en la actitud de Podemos hacia la institución causa una lógica intranquilidad en Zarzuela, ya que Felipe VI aspira a ser el rey de todos los españoles. Y es un cambio relevante en la historia de la Monarquía restaurada en 1975, tras la muerte de Franco. El rey Juan Carlos gozó durante su reinado del respaldo de todos los partidos políticos, gracias a la complicidad con las formaciones de izquierda, a las que mimó especialmente. El movimiento republicano era residual. Felipe VI, sin embargo, debe hacer frente a una situación más compleja, ya que la izquierda de este «nuevo tiempo» y las generaciones más jóvenes no son tan complacientes con su Monarquía.

Tan solo es una niña / Jaime Peñafiel *

Leonor de Borbón y Ortiz cumple… 12 años. Se trata, como nuestros lectores saben muy bien, de la primogénita de Felipe y Letizia. Su nacimiento no supuso ningún problema constitucional. El artículo 57 no le afectaba ya que “la sucesión en el trono seguirá el orden regular de primogenitura…”. Ella lo era. Y lo seguiría siendo  siempre que el segundo embarazo de Letizia fuera… otra niña. Como así fue con el nacimiento de Sofía. 

Otra cosa,  si este segundo fruto de su matrimonio hubiera sido… un niño. Leonor habría perdido, en beneficio de su hermano. Porque, según ese artículo 57, “en el mismo grado… el varón a la mujer”.

Con motivo del aniversario de aquel día, periódicos y revistas están dedicando artículos y reportajes. Algunos de ellos muy cortesanos, hasta el extremo de escribir, como hace la compañera Mabel Galaz de El País, a quien admiro, que “Leonor es una princesa bien informada”. Más correcto sería escribir “bien educada”. Y eso de que se aproveche el desayuno y la cena para contarle a la niña lo que pasa en España, ¿quién te lo ha contado?

Se olvida, como el resto de periodistas, que se trata, tan sólo,  de una niña que, según sus padres, ” lo más parecida a una niña de su edad”. Como su hermana Sofía. Difícil con una prensa tan cortesana como la española.

Nunca olvidaré lo que  don Juan Carlos dijo en su día: “Tan sólo es uno de mis ocho nietos”. Con la única diferencia, por el momento: de llevar el título de Princesa de Asturias, como heredera de su padre.

Pero hablar y escribir de esta niña como la “futura reina de España” es ignorar las palabras del ex rey Faruk de Egipto: “Dentro de unos años en el mundo sólo quedarán cinco reyes, los cuatro de la baraja y la reina de Inglaterra”.

Estas palabras no dejan de ser consecuencia del sentimiento de un soberano que acababa de perder el trono. Pero, si tenemos en cuenta la evolución de este mundo cada vez  más globalizado y democrático, hablar y escribir de esta niña de … 12 años como reina de España es, cuando menos, ridículo.

Y eso, querida, de que está estudiando… chino no te lo creas.  De ser cierto sería una tortura china para la niña que, eso sí, domina ya, al igual que su hermana, el inglés, una lengua que se estudia en todos los colegios, públicos y privados.

En el artículo que comentamos,  se escribe que “es lógico pensar que cuando Leonor sea mayor, (largo me lo fiáis) recibirá formación  militar ya que, constitucionalmente, estará un día al mando supremo de las Fuerzas Armadas y tendrá  la graduación de general de ¿cinco estrellas?”.  Más bien va a ser que no, querida.

Según Yolanda Gómez, catedrática de Derecho Constitucional de la UNED y autora  de “La Monarquía parlamentaria. Familia real y sucesora a La Corona” (Hidalguía 2008), “Leonor nunca tendrá la impronta de un jefe militar varón”.

Por ello,  pienso que la reforma de la Carta Magna  no sólo afectará al artículo 57 de la Corona, tan discriminatorio y machista, sino también al artículo 62 apartado “h” sobre “corresponde al Rey el mando supremo de las Fuerzas Armadas”. En algunas monarquías europeas, las futuras reinas ya no ostentarán este mando militar.

Y sobre el futuro de esta niña, no he querido especular más. Pero basta pensar que su padre, a punto de cumplir cincuenta años, todavía puede vivir treinta o cuarenta (¡larga vida a Su Majestad!). Para entonces, a lo peor, ni existen ya las monarquías y España no se sabe ya lo que será.


(*) Periodista


miércoles, 1 de noviembre de 2017

Zarzuela difunde la primera foto de la Princesa de Asturias con motivo de su 12 ºcumpleaños


MADRID.- La Casa del Rey ha difundido a las cinco de la tarde de este martes una fotografía de la Princesa de Asturias con motivo de su décimosegundo cumpleaños, que celebró ayer. Esta es la primera vez que el Palacio de La Zarzuela hace pública una imagen de la Princesa Leonor por su aniversario.

La imagen fue tomada el pasado 12 de octubre, Día de la Fiesta Nacional, en el Palacio Real. Ese día la Princesa de Asturias asistió al desfile militar junto con los Reyes y su hermana, la Infanta Sofía.
Esta es una de las pocas imágenes oficiales en las que la Princesa de Asturias aparece en solitario desde el día de su nacimiento, el 31 de octubre de 2004, cuando se facilitaron algunas fotos de la niña. Además, en diciembre de 2006, los todavía Príncipes de Asturias utilizaron una foto de Leonor, delante de una chimenea, para felicitar la Navidad.
La decisión de la Casa del Rey se produce después de que los medios de comunicación recogieran los deseos de un amplio sector de la opinión pública de ver con más frecuencia a la Heredera de la Corona, cuyas apariciones en público son muy escasas a lo largo del año.

martes, 31 de octubre de 2017

Iglesias, a Felipe VI: "Señor Borbón, ¿acepta que se aplique la ley a su padre"?


MADRID.- Pablo Iglesias apunta contra el Rey. En un acto celebrado ayer tarde en Madrid en defensa de la "plurinacionalidad" como fórmula para resolver el problema catalán, el líder de Podemos ha arremetido contra Felipe VI con mayor virulencia que nunca. "Quiero preguntar al ciudadano Felipe de Borbón: ¿Aceptaría usted que la ley se aplicase con todo el rigor a su cuñado? ¿Y a su hermana? ¿Y a su padre? Señor Felipe de Borbón, ¿aceptaría someterse a la ley como el resto de los españoles? Señor borbón, para hablar de la ley hay que aceptar someterse a ella", según publica hoy El Español

Fue, sin duda, el momento más aplaudido y más tenso del discurso pronunciado por Iglesias este lunes al final de la jornada "Conectar España: plurinacionalidad, solidaridad, fraternidad", organizada por Podemos en el Teatro del Círculo de Bellas Artes de Madrid. El secretario general de Podemos recuperaba así su perfil más a la izquierda y más social, con continuas apelaciones a que "una patria que cuide, no que agreda", con fuertes críticas a la corrupción y con la defensa cerrada de los servicios públicos. 
Las críticas a la Monarquía se han convertido ya en permanentes en el discurso de Podemos, con referencias al "bloque monárquico" donde encuadran a PP, PSOE y Ciudadanos. Pero este lunes, en mitad de una crisis interna sin precedentes, Iglesias elevaba el tono por arremeter con toda la dureza contra ese bloque. Y lo hacía entremezclando su defensa de la "plurinacionalidad" de España. "Los que dicen que España es uninacional básicamente no entienden España, no son españoles, son monárquicos". 
En esa línea, Iglesias defendía que "las banderas de nuestra patria son las que cuidan, no tienen sentido las que agreden", porque, a su juicio, no sirven de nada "como trapos en los que se envuelven los corruptos". "Queremos un país que cuide la sanidad, la educación, las pensiones, a los parados, a las pymes... lo que importa de las banderas no son los colores, son la dignidad civil y comunitaria que representan".